ACBBlogs
30/05/2010

Tiago Splitter ha firmado este domingo una de las actuaciones más determinantes e importantes de los últimos Playoff. Así de claro. Su 34 de valoración, una hazaña cuando hay tanto en juego, refleja perfectamente su dominio sobre la pista y el impulso que le ha dado a su equipo hacia la victoria.

Splitter es buenísimo, es el MVP, pero 23 puntazos y 34 de valoración no son pan de cada día... ni siquiera para él. El rey de la regularidad, se ha movido en casi todos los partidos por encima de los 15 de valoración pero este 34 es sorprendentemente su segunda marca en toda la campaña (su tope, 35), del mismo modo que sus 23 tantos son su tercer mejor registro.

El pívot brasileño estaba en todos los lugares de la pista y sus compañeros lo tenían muy claro: surtirle de balones era el primer y principal objetivo en cada ataque. Una excelente lectura de juego y planteamiento táctico permitió al de Joinville recibir en buenas posiciones y aprovechar al máximo su talento.

Splitter convirtió la mañana de los pívots madridistas en una pesadilla, sacándoles faltas de forma continua: tres a Tomic, dos a Lavrinovic, dos a Velickovic y una a Reyes. Atrás también fue insuperable, con un tapón, siete rechaces defensivos y, sobre todo, una intimidación constante... Hasta las estadística lo confirman: sin él en pista el Madrid anotaba 2,1 puntos por minuto y con él, apenas 1,7.

El dominio de Tiago se resume a la perfección en dos jugadas:

1) En los últimos segundos del tiempo reglamentario, con 73-73, primero impide el pase que buscaba Prigioni hacia Reyes y luego recupera su posición defensiva para aguantar con el cuerpo e intimidar el lanzamiento del internacional español. Prórroga.

2) Con 81-78 el Caja Laboral está a punto de agotar su posesión pero San Emeterio penetra y le regala un gran balón a Splitter, que machaca por encima de dos rivales en el último segundo del ataque. Quedaba 1:27 y el 83-78 resultó totalmente decisivo.

 

 

 

 

 

Un gran duelo de MVPs

Tiago Splitter, Juan Carlos Navarro y Felipe Reyes son los tres MVPs que permanecen en la liga y en activo y los tres están cuajando un Playoff sensacional. En el caso de Splitter y Reyes, con el especial añadido de su duelo individual, un precioso cara a cara en el que uno y otro están dando lo mejor de sí mismos esta campaña. En especial el madridista, tan perjudicado por las lesiones a lo largo de la campaña.

Apenas se han defendido, con Reyes actuando principalmente como “4”, pero han sido cruciales para sus equipos. Si el Caja Laboral buscaba continuamente a Tiago, el Real Madrid lo hacía con Felipe. Si el baskonista sacaba falta tras falta, el madridista iba una y otra vez a los tiros libres. Si el brasileño cogía 10 rebotes, el español se llevaba 13.

Algunos apuntes

- Teletovic no le tiene miedo a nada. Impresiona ver a un jugador tan osado como el bosnio, capaz de coger un rebote ofensivo a cuatro minutos del final, darse la media vuelta, tirar... recibir el balón unos segundos después y volver a tirar. Teletovic falló cuatro triples en los últimos cuatro minutos, pero bienvenida sea su imprevisibilidad...

- Qué bueno (y qué listo) es Prigioni. No estuvo bien en el tiro, pero sí en la dirección, poniendo criterio al ataque blanco con ocho asistencias. Estuvo además activo y pillo en defensa y rebote, robando balones y creando una sensación de inseguridad a sus rivales. Y el colmo fue al final del tiempo reglamentario: Lavrinovic sufre una falta y se duele en el suelo; Prigioni va corriendo a hablar con él y el lituano se va al banquillo cojeando, siendo sustituido por Bullock para lanzar los tiros libres.

- Huertas es el rey de los triples imposibles. Lleva haciendo canastas mágicas desde que llegó a la ACB vía DKV Joventut, y es que ‘Caipirinha’ Huertas es el rey de las canastas imposibles: ¡Vaya triplazo a falta de un minuto!

- Definitivamente Oleson vuelve a ser Oleson. Daniel Barranquero escribía sobre él tras su excelente final en el primer partido, pero es que hoy se ha salido... más aun. Con 17 puntos ha logrado su tope de la campaña, pero sobre todo ha demostrado que está perfectamente, de vuelta al protagonismo tras una temporada aciaga por las lesiones.

- Dos canastas cambian totalmente una serie. Si hubiera entrado el triple de Bullock el viernes o la canasta de Reyes este domingo, el panorama sería completamente diferente. Parece mentira lo igualada que es esta serie, en la que dos lanzamientos podrían haber cambiado un 2-0 por un 0-2.

- Sergio Llull puede revolucionar la eliminatoria. Es imposible saber si con Llull sano la eliminatoria estaría 1-1, 2-0 o 0-2, pero este domingo ha quedado patente que con el balear, el Madrid es otro. Ha propiciado más de un contraataque, más de una canasta rápida y, sobre todo, un impulso de intensidad que era muy necesario. Y eso que está claramente mermado...