ACBBlogs
12/06/2010

Tres oportunidades tendrá el Caja Laboral de ganar la liga. Tres. Exactamente el mismo número de partidos que había perdido este Regal F.C. Barcelona en liga. 36 victorias, la mayoría de ellas de forma contundente... como ese 100-72 ante el propio Caja Laboral un ya lejano 14 de noviembre de 2009.

En Playoff, ni un signo de debilidad blaugrana: +50 en dos partidos al Gran Canaria 2014 y victorias por más de 10 en los tres encuentros ante el Unicaja. Imponente. Para muchos, el 3-0 en la Final ACB era una cuestión de lógica. Daba la sensación de que la serie Caja Laboral – Real Madrid era un challenge para elegir el segundo mejor.

Pero no, no ha sido así. Ni de lejos. Dos partidos después, el mundo baloncestístico se frota los ojos: el imbatible Regal F.C. Barcelona pierde 0-2 y el Caja Laboral roza un título que muy pocos podrían haber soñado en Vitoria en una temporada tan difícil.

 

 

 

 

 

Veamos algunos comentarios “en caliente” de periodistas en directo, en el Twitter: “Increíble Baskonia” (Eduardo Schell, MARCA); “¿¿La sorpresa del siglo?? ¡Qué grande es el deporte!” (TUBASKET.COM); “Caja Laboral, bombazo hiroshímico en la Final ACB” (Jesús Sánchez, MARCA)

Una ventaja mental
Da la sensación de que la clave está en la cabeza de los jugadores. El Caja Laboral está jugando con una confianza que derriba muros. Se vio siete abajo en cada uno de los dos partidos (48-41 en el primero, 50-43 en el tercero) y en ambos logró remontar y ganar en unos últimos minutos sensacionales.

En cambio, el Regal F.C. Barcelona parece por momentos es un amasijo de nervios y dudas sobre el parqué. Ha encontrado un rival por primera vez en la campaña, está contra las cuerdas y lo pasa mal cuando pierde la iniciativa del partido. Ricky Rubio no está atinado, Navarro tampoco logra dominar y el equipo echa de menos un “coronel” que dé tranquilidad.

Cuando llega el momento más decisivo, el Caja Laboral tiene toda la ventaja mental del mundo. Este sábado, no logró ponerse por delante hasta los últimos cuatro minutos, pero entonces tomó el control absoluto y borró la sonrisa del juego del Regal Barça. Por mucho que casi lo estropease todo en cinco segundos de pesadilla, el Caja Laboral inspiró confianza y seguridad.

Y eso le ha valido el 0-2.

 

Dos 'dèjá vu' históricos

 

- El Caja Laboral por poco provoca otro "minuto imposible". Si en 2005 el Real Madrid remontó un 69-63 adverso en medio minuto para ganar la liga con un triple de Herreros, ahora casi tira a la basura un resultado idéntico, 63-69. Pasó por el Palau un fantasma histórico.

 

- El Baskonia tomó otra cancha imposible en 2006, el OAKA del Panathinaikos, y concedió igualmente una "última vida" al rival para dejarle un posible tiro final. Entonces Alvertis no acertó en un lanzamiento lejano y el cuadro vitoriano triunfó por 71-74. Ahora, Ricky no encontró a un compañero en el saque de banda y no hubo tiro.