ACBBlogs
23/05/2010

60 victorias oficiales en una temporada. Parece una cifra NBA, pero es la cuenta del Regal F.C. Barcelona: 31-3 en Liga Regular, 20-2 en la Euroliga, 2-0 en la Supercopa ACB, 3-0 en la Copa del Rey, 2-0 en la Lliga Catalana y ahora, 2-0 en Playoff contra el Gran Canaria 2014.

60-5, una barbaridad.

Absolutamente increíble.

Triunfo a triunfo, el Regal F.C. Barcelona sigue dando pasos en su deseo de hacer historia y mantener la identidad de superequipo: ha completado la serie de cuartos de final más autoritaria desde 2001: +50 de ventaja (85-53 en Barcelona y 47-65 en Las Palmas).

Hay que remontarse a la 2000-01 para encontrar un triunfo tan contundente en cuartos de final, y fue aquella trituradora blaugrana mandada por Pau Gasol: casi 30 puntos de diferencia media sobre el Fórum Valladolid (3-0). Aquel año el Barça firmó un Playoff perfecto, sin derrota... Ése sería un objetivo cum laude para este Regal Barça de matrícula: sólo el Madrid 85-86 (6-0), el Barça 1998-99 (9-0) y 2000-01 (9-0) lograron el pleno.

Pero entre tanto, el Regal Barça va consiguiendo hitos sobre la marcha. Si en el primer partido logró el récord histórico de asistencias en Playoff (28), esta vez ha conseguido otro tope, el de menos puntos recibidos a domicilio en las eliminatorias por el título. El registro más bajo era de 51, del propio Gran Canaria, y ahora se queda en 47.

Para darse cuenta del valor del triunfo blaugrana en Las Palmas hay que echar una mirada a la historia reciente: había perdido en la isla los últimos cinco años y en la primera vuelta de la Liga Regular cedió por 67-65. Ahora ha anotado los mismos puntos, pero creando una muralla defensiva que le ha permitido ganar con mucha autoridad.

Más allá de los números, la serie del Regal Barça enseña a un equipo con hambre de más títulos, en plena forma y absolutamente comprometido; todos tienen un rol y lo cumplen a la perfección, sin rechistar. La máquina funciona tan bien como siempre.

 

 

 

 

 

Una mañana de nombres propios

- Germán Gabriel ha completado una temporada fantástica, sin hacer demasiado ruido pero con un rendimiento sobresaliente en la segunda vuelta. Acertando en momentos calientes, jugando con muchísima inteligencia y viendo en cualquier esquina a sus compañeros, ha acabado la serie con 17,5 puntos y 5,5 rebotes. Inmenso.

- El Caja Laboral frenó a Huertas&Splitter, la pareja que tantísimo daño hizo el viernes y con rendimiento marginal este domingo (6 puntos y 4 de valoración en 40 minutos totales entre ambos; Splitter sufrió la acumulación de faltas), pero apareció San Emeterio para hacer un partido gigante y decidir con nervios de acero, a través de un triple lejano a 25,9 segundos, al límite de la posesión.

- Gary Neal ha revolucionado al Unicaja en la recta final de la temporada. Su mera presencia convierte el perímetro malagueño en una amenaza, ya que la enchufa desde cualquier sitio y con porcentajes espectaculares. En esta seria ha firmado 17,5 puntos con 70% de dos y 50% de tres, pero la diferencia entre cuando ha estado en pista y cuando no (valoración más/menos) ha sido de +52 en el global de la eliminatoria: 129-98 con él en cancha y 39-60 sin él. Visto desde otro punto de vista: el Unicaja anota 2,3 puntos por minuto cuando él está en cancha y 1,7 cuando él no está.

- El factor Rubio. Guillem, en este caso. El escocés Robert Archibald es una de las piezas más trascendentales del Unicaja pero ante su ausencia, Guillem Rubio ha dado un paso de gigante y ha sido uno de los hombres clave en que el Unicaja llegue a semifinales. Y no sólo por su rendimiento (8,0 puntos y 10,0 de valoración) sino porque ha hecho que no se note una baja crítica como es la de Archibald.