ACBBlogs
02/07/2009

Hola a todos! Los chicos de ACB.com me hablaron de hacer un blog para contar mis peripecias, pero tuve que decirles que nos teníamos que esperar, porque tenía algo urgente que hacer. Ser padre. Nos ha costado, sobre todo a María, pero el pequeño Albert ya está aquí. Antes de contaros lo poco que duermo y esas cosas, me gustaría agradecer al Pamesa y a su afición cómo me han tratado en estos cuatro años que he estado allí. Allí he dejado amigos en todas las parcelas. Tengo amigos en el club, en la afición y en la prensa. Es una gran ciudad, está creciendo y en ciertos aspectos me sabe mal abandonarla, pero tengo que preocuparme por mi familia. Hasta hace un par de semanas sólo importábamos María y yo, pero ahora también está el pequeño Albert. Y de pequeño no tiene nada.

 

Es curioso, porque se parece a mí en lo grande que es y a su madre en la cara. Menos mal. Tiene unas manos y unos pies bastante grandes y nació casi con medio metro y cinco kilos. Cada vez que lo pienso... ¡Qué pedazo de crío! Ahora, como padre, tengo una reflexión que hacer. Mucha gente piensa que los viajes en una temporada resultan duros. Todos tenemos ejemplos. Sin ir más lejos, este año para ir a Ucrania con el Pamesa. El viaje fue larguísimo, pero no tiene nada que ver con lo duro que es ser papá.

 

Sólo en los últimos días estamos pudiendo dormir de una manera decente. Ya imagino que los que tengan hijos saben de qué va eso de ser padres, pero para mí ha resultado agotador. En los primeros días, Albert Jr apenas nos dejaba parar. Las cosas típicas de los recién nacidos. Es algo divertido cuando pasan unos días y lo miras con cierta distancia, pero en esos momentos es muy duro, sobre todo porque no he parado de entrenar. Reconozco que los días en que nació, bajé un poco el ritmo y me alejé de la pista, me ha parecido muy cuesta arriba eso de entrenarme a muerte y, cuando llegaba a casa, ponerme de papá ideal.

 

 

Mis amigos se están riendo mucho de mí estos días porque, en la pista todo el mundo habla de mí como un jugador rocoso y duro, y los que han venido a vernos para conocer a Albert Jr y a María (que vienen a verlos a ellos y no a mí) han podido ver que soy un manitas con los pañales. Últimamente encesto más pañales en el cubo de la basura que canastas. No esperaba que se me diera tan bien eso de las cremitas y los cuidados con sus polvos de talco y esas cosas, pero resulta que me encanta. Es muy agradable volver a casa y sentir que hay una personita que te mira, que te empieza a conocer y que se ríe. Es algo que no me esperaba que fuera tan bueno.

 

Por lo demás, reconozco que he estado apartado del mundo con esto de mi paternidad, y que es hora de que me centre. Quiero seguir mejorando porque aún no sé dónde voy a jugar, pero sé que lo voy a hacer muy bien, porque estoy preparado. Llevo cuatro años aprendiendo cómo es la ACB, que es muy complicada sobre todo para los interiores y ahora me siento, a nivel personal y deportivo, en el mejor momento de mi vida. 

 

Además, estoy preparando mi propia web (www.albertmiralles.es), que la presentaré dentro de poco en Valencia, junto a algunos de mis mejores amigos. Será el primer paso de mi siguiente etapa.

 

Hasta pronto!!!