ACBBlogs
Samb
Mamadou Samb.

En la LEB Plata también hay joyas, empezando por Mamadou Samb, el espigadísimo ala-pívot del Cornellá que el Barcelona mima con vistas al futuro. El interesante reportaje publicado en Marca.com sobre él me inspira la lista que os ofrezco esta semana sobre los diez jugadores a seguir en la tercera categoría del basket español.

 

1. Mamadou Samb (pívot, 18 años, 2,08, Cornellá). 17,2 puntos, 8 rebotes y mejor "mano" que su hermano, Cheik, jugador de los Denver Nuggets y que también hizo el mismo camino desde su Senegal pasando por Tenerife. Su pasaporte español genera un debate que roza lo estúpido: ¿por qué no imaginarle liderando la siguiente generación de la selección española? Muchos se relamen viéndole jugar por fuera, marcando diferencias en cada partido. De momento, ya "se pega" con solvencia con los veteranos de esta categoría.

 

2. Xavi Ventura (base, 26 años, 1,92, L'Hospitalet). Mala suerte. Son dos palabras tópicas para justificar que un jugador de su calidad y posibilidades no haya llegado (de momento) más alto, pero es que estuvo casi dos años sin jugar por distintos problemas de rodilla. Cuando ya muchos le veían como descartado, se recuperó en el Sabadell la pasada campaña y ahora es el "jefe" de uno de los máximos aspirantes al ascenso. Base moderno, físicamente muy potente y con tiro exterior peligroso.

 

3. David Navarro (base-escolta, 25 años, 1,91, Caja Rioja). El clásico jugador de LEB Plata que, sin que suene su nombre, decide muchos partidos. Su mejor virtud es la polivalencia, hacer exactamente lo que el equipo le pide: cuando hay que dirigir, puede hacerlo con solvencia, sin arriesgar ni un pase; cuando se necesita anotación, puede lanzar y penetrar indistintamente. No es de extrañar que Jesús Sala, el entrenador riojano, le utilice frecuentemente junto con el otro David del equipo, Mediano.

 

4. Tarik Johnson (escolta, 27 años, 1,88, Viopisa Gijón). Está demostrando que ésta es su competición después de unos meses en LEB Oro con L'Hospitalet en los que no todo salió como él quería. Es el único jugador de la liga que supera los 20 puntos de promedio (21,1) y su valor sube porque posee pasaporte comunitario. No hay que pensar que es el típico chupón egoísta que lo tira todo: 49% en tiros de dos, 42% en triples y 85% en tiros libres son porcentajes muy a tener en cuenta.  Ya fue máximo anotador de la liga inglesa.

 

5. Damián Iturriaga (escolta, 20 años, 1,82, Peñas Huesca). Con ese apellido, ¿cómo no se le iba a dar bien esto? Producto de la cantera del Pamesa Valencia, llegó a Huesca con la vitola de haber destacado en el Circuito Sub-20 y el objetivo de ir haciéndose un hueco en las categorías FEB, aunque de momento no ha dispuesto de demasiados minutos. Es un jugador agresivo en ataque, muy rápido, aunque quizás lago pequeño para la posición de "2". Todavía tiene que seguir desarrollándose e incluso tiene tiempo para evolucionar a la posición de base, pero lo suyo es más bien anotar de fuera.

 

6. Dominick Martín (pívot, 2,05, 25 años, Plasencia Extremadura). Un gran especialista. Seguramente no es el mejor jugador de su equipo, en el que las estadísticas las acaparan otros "clásicos" de la LEB Plata como Barceló, Blackshear o Edward Santana, pero resulta interesante descubrirle a menudo cogiendo la posición con soltura en las dos zonas y aprovechando los balones que le llegan para anotar con facilidad. Mezcla de nacionalidades española (por el padre) y norteamericana (por la madre), juega más minutos que el pívot extracomunitario de la plantilla, Kris Clarsson. Y eso es por algo.

 

7. Nihad Dedovic (alero, 1,98, 18 años, Cornellá). Muchos le ven como la gran estrella del baloncesto balcánico en los últimos años. Y lo cierto es que lo tiene todo para triunfar (físico, muñeca, carácter)... excepto regularidad. Como otros muchos, está en el camino, pero vive unos años decisivos en su carrera, en los que tendrá que trabajar mucho y estar muy centrado para dar el salto al primer equipo del Barcelona en un plazo cercano. Su trío con Samb y con el veteranísimo Beeson da pánico: los tres superan los 15 puntos de promedio.

 

8. Pep Ortega (pívot, 2,00, 24 años, Prat Joventut). La "factoría" de chicos de La Penya necesita algún guardaespaldas. Esta función la ocupan un clásico de la ACB como Jordi Llorens y Ortega, que aún es joven y está dominando el rebote en la LEB Plata (9,5 por partido). Suple con fuerza y colocación su corta estatura para jugar por dentro. Además, anota lo que le llega a las manos (12 puntos) y "seca" al pívot estrella rival si le corresponde a él. Un jugador de equipo que se siente a gusto trabajando para los demás.

 

9. Juan Alberto Aguilar (base, 1,89, 20 años, Qalat Cajasol). La enorme labor del Cajasol con la cantera no se suele ver reflejada en el primer equipo. Aguilar es uno más de los que podrían llegar a la ACB si se les otorga confianza, como sucedió hace relativamente poco con Sergio Sánchez o Carlos Cherry, que juegan en su misma posición. Es un jugador muy generoso (más de 4 asistencias por encuentro) que debe mejorar el tiro exterior. Su entendimiento con Fulgencio Casanova, el otro exterior referente del equipo, es alto.

 

10. Robert Joseph (pívot, 2,03, 30 años, Leyma Coruña). La lista debe cerrarse obligatoriamente con el jugador más valorado con diferencia de la competición. Johnson es una mole muy difícil de mover debajo de los tableros, pura fibra que optimiza sus recursos al máximo para anotar (17,3), rebotear (9,2) y taponar (2,7). Mejores números que la temporada pasada en Bronce. Es la clave, junto con Lino López, de que su equipo aún se mantenga a flote en su difícil estreno en la categoría.