ACBBlogs
Valladolid
Satisfacción en Valladolid (cbvalladolid.com)

Vaya, todo el año con que si el Lucentum Alicante va a subir seguro directamente porque tiene la mejor plantilla, con que ojo con el Melilla que tiene un equipazo, con que Pecile y Clark son la "guinda" del Breogán y a lo tonto, a lo tonto que es el Valladolid el que se nos ha puesto líder a falta de apenas siete partidos para el final de la liga regular. Ahora estaría en ascenso directo y depende de sí mismo para amarrarlo, la situación ideal para un equipo al que le costó adaptarse a la nueva categoría, pero que está dando sobradas muestras de solvencia.

 

            Y es que descender de la ACB después de haber estado en ella desde su fundación supone un golpe duro para cualquiera, una depresión que es muy difícil sacudirse los primeros meses. A uno le parece entonces que el baloncesto LEB es otra cosa muy distinta, que va a echar de menos ver cada quince días a estrellas del baloncesto europeo, que se juega a otro nivel físico y técnico. Y tiene razón, pero cuando uno se acostumbra a los sabores de la segunda categoría, pueden ser también satisfactorios.

 

            A orillas del Pisuerga empezaron la temporada así: llenos de dudas, aunque con una plantilla de calidad al que sólo le faltaba un poco más de profundidad. Pero... ¿cómo no iba a ser candidato al ascenso con un reboteador compulsivo como Robert Battle? ¿con tres tipos como Puyada, Chris Hernández y Dumas repartiéndose el timón? ¿Con un "perro viejo" de la LEB como Van Lacke y tipos currantes como Sergio de la Fuente, Jorssen y Víctor Baldo? La "guinda" han sido ya iniciada la temporada Roger Fornas (procedente del Plus Pujol Lleida) y sobre todo Dan Grunfeld, cuyo pasaporte rumano le hace doblemente valioso. Dirigiéndolos, un tipo listo que ya sabe lo que es ascender a la ACB: Porfi Fisac.

 

            Los números resultan demoledores: seis victorias en los últimos seis encuentros, prácticamente todas de forma holgada excepto la del viernes frente a un Beirasar Rosalía que ve, junto al Illescas, cerca el descenso (76-79). El calendario pierde ahora su clásica regularidad de jugar los viernes y vienen unas jornadas unificadas de forma consecutiva en miércoles, miércoles y domingo. En la próxima se jugarán muchas cosas en Pucela, ya que llegará el Lucentum Alicante con ganas de recuperar el liderato. Ambos equipos están empatados a victorias y en la primera vuelta ya ganaron los castellanos (61-67). Repetir resultado le daría buena parte del ascenso directo, ya que su oponente tendría que remontar dos partidos hasta el final. Hay un tercero en discordia como el Melilla que vuelve a estar fuerte tras superar un bache, pero tiene un triunfo menos y deberá esperar el fallo de los dos que le preceden.

 

            No menos interesante se presenta la lucha por posicionarse bien de cara al playoff previo a la final a cuatro: en principio, Leche Río Breogán y Tenerife Rural son los mejor posicionados para asegurar el factor campo, aunque no deberán descuidarse con Clínicas Rincón y Ford Burgos. Luego hay un abanico abierto para las otras dos plazas que quedarían y que ahora ocupan Grupo Begar León y Villa de Los Barrios igualados con el Cáceres 2016. Hay varios enfrentamientos directos entre los implicados, por lo que la recta final de la competición se presenta intensísima.