ACBBlogs
Melilla
Plantilla del Melilla (clubmelillabaloncesto.es)

Melilla es LEB y LEB es Melilla. En trece años de historia de la competición en sus distintas denominaciones (bueno, no tan distintas: Liga LEB y Adecco LEB Oro) no ha faltado nunca a lista el equipo de la ciudad autónoma, todo un clásico si nos atenemos a este dato, que se prolonga en el tiempo porque también en el pasado fue un clásico de la entonces denominada Primera B. Pero este año hay una parte que quiere romper el idilio entre club y competición. Y es que los melillenses se están buscando una nueva novia con la que les hace mucha ilusión desposarse: la Liga ACB.

 

El fantástico inicio de temporada confirma los deseos del equipo de Paco Olmos, al que me imagino que no le gustarán “presiones” como que se escriba que los suyos son candidatos a subir. Pero… ¿cómo no hacerlo si ha ganado 10 de los 13 partidos disputados, tantos como el líder? ¿cómo no hacerlo si en su plantilla encuentras cinco pívots de primer nivel, algo que no sucede en ninguna otra de la liga? ¿cómo no hacerlo cuando hace un par de días le han metido una tunda importante al Grupo Begar León, otro de los “outsiders”?

 

Olmos sabe lo que es entrenar a un equipo con exigencia. En pocos sitios existe más que en Valencia y él la manejó bien mientras que le dejaron. Ahora ha construido un grupo lleno de talento y vitalidad, una buena mezcla entre calidad y atleticismo, con jugadores que se las saben todas. ¿Qué le vas a contar a Cuthbert Victor, el polivalente ala-pívot, que la temporada pasada fue clave en que subiese Zaragoza? ¿Y a Nacho Romero, medallista con España en el Europeo del 99? ¿Y a Héctor García, crecido y con protagonismo en el Real Madrid? ¿Y a Ciorciari, el típico base competitivo “canchero” argentino? Así hasta once tipos a los que parece habérseles metido entre ceja y ceja el ascenso, especilistas LEB tanto como el propio club. El único que no había pisado la segunda categoría del equipo había sido Caio Torres, el pívot brasileño que durante una buena época fue la gran esperanza del MMT Estudiantes.

 

¿Qué va a pasar? Muchos no se imaginan al Melilla en la ACB, pero la apuesta que se ha hecho por el baloncesto en la ciudad hay que tenerla en cuenta a la hora de hacer previsiones. Es impresionante que en trece años de LEB no se haya producido el típico cansancio de no ir para arriba ni para abajo, y sobre todo en los últimos. En realidad, la única vez en todo este tiempo en la que el club ha estado cerca de subir se remonta a la temporada 98-99, cuando el Breogán lo derrotó en el “playoff” de ascenso (3-1). Todo lo demás han sido puestos más bien discretos, exceptuando un quinto puesto en la 99-2000. A partir de entonces, séptimo, undécimo, décimo, duodécimo, decimoquinto, decimotercero y décimo la pasada campaña, cuando ya se empezaba a notar la mano de Olmos. Y eso que en todo este tiempo ha habido jugadores importantísimos allí, aunque no llegasen ya en su mejor momento. Se me ocurren dos: Rod Sellers y Dan Godfread. Seguro que a vosotros os salen más.

 

Lo que parece seguro es que el equipo seguirá luchando arriba, muy arriba, no sé si para lograr la plaza de ascenso directo al final de la liga regular o en los “playoffs” y posterior fase final con sede única. Por muy largo que sea un noviazgo, siempre hay peligro de que se rompa.

 

PD: Tranquila, cariño. Eso último no era un comentario autobiográfico.