ACBBlogs
J23brown02
Cáceres 2016-Beirasar Rosalía del pasado viernes (Foto: Cáceres 2016)

Es la otra cara de las LEBs, las peleas que se libran por salvar la categoría, que seguramente son más dramáticas que las que hay por arriba, para subir. Bien lo saben en lo más alto Cajasol, ViveMenorca, Murcia y compañía y en las categorías federativas no es para menos. El descenso siempre es un golpe fuerte para el baloncesto de una ciudad, aunque luego pueda quedar la opción de recuperar la plaza.

 

            En la LEB Oro, la cosa parece cosa de tres. Tres es multitud, sobre todo cuando durante buena parte de la temporada las dos plazas parecían asignadas a Gandía Basquet y Beirasar Rosalía. Ambos completaron pésimas primeras vueltas, ganando dos partidos cada uno, pero el empeño que han puesto ambos en reforzarse con buenos jugadores y el bajón del Illescas Urban ha hecho que la situación no esté tan clara.

 

            De hecho, tras la última jornada, los manchegos, que sólo han ganado uno de sus últimos trece encuentros, ya están penúltimos, cuando han llegado a tener tres y cuatro partidos de ventaja sobre valencianos y gallegos. El Gandía, con 6 triunfos (tres de ellos en las últimas tres jornadas) ya está uno por encima, de momento en posición de salvarse. El Beirasar Rosalía sigue colista con 4, pero no puede darse por vencido.

 

            Fichar y "desfichar". Es la clave de la situación. No se puede negar que gente como Jorge Jiménez, Zach Morley, Howard Brown y Mike Higgins hacen del Gandía un equipo prácticamente nuevo y experimentadísimo en la categoría. Rosalía ha intentado lo mismo con Pavlidis, Daniels y Taylor, pero quizás hayan llegado un poco tarde. De todos modos, quedan partidos para poder rectificar.

 

            La situación es justamente la contraria en Illescas, un club acostumbrado a ganar (dos ascensos consecutivos) y que empezaba la temporada bien, conservando un bloque compacto. Sin embargo, la falta de liquidez ha llevado a que jugadores valiosos como el propio Jorge Jiménez, Nacho Yáñez, Yannick Driesen o Reggie Moore tengan que marcharse. Los refuerzos son más bien jóvenes y sin mucho recorrido todavía, por lo que en la pequeña localidad toledana tendrán que sufrir al máximo si quieren quedarse en la LEB Oro.

 

            En la LEB Plata, a los chicos del Qalat Cajasol les está yendo más o menos como a sus mayores, aunque su racha negativa (ocho derrotas seguidas) aún está abierta. Con sólo 4 triunfos, están a 3 del penúltimo, el Leyma Basquet Coruña, y a 4 del Cajasur Córdoba y el Viopisa Gijón. Mucho tendrán que remar los andaluces para mantener la categoría. Lo demás está bastante abierto: gallegos, andaluces y asturianos están mostrando una irregularidad enfermiza. Todo es cuestión de rachas, porque el Prat Joventut parecía hundido y ahora lleva cuatro victorias seguidas que le han dado aire.

 

            Por último, en la LEB Bronce es otro filial el que no acaba de arrancar, el del Real Madrid, donde ni siquiera la llegada de Bogdanovic procedente de la ACB acaba de suponer un revulsivo. Los blancos llevan 5 victorias, una menos que el Mérida Patrimonio de la Humanidad, otro equipo lleno de juventud, lo que se nota en que todavía no ha conseguido ganar fuera. También está en "zona roja" el Alaior Coinga (8), empatado con el Feve Oviedo. De esta "quema" empieza a salvarse el decepcionante Sant Josep Girona (9) gracias a sus cinco triunfos en los últimos siete partidos.