ACBBlogs
Caceres-melilla_copia
Cáceres 2016-Melilla de la sexta jornada (www.caceres2016-basket.com)

Sin darnos mucha cuenta se nos ha ido un mes de competición y las cosas en LEB Oro no están siendo exactamente como nos las habíamos imaginado. Solamente hay que echar un vistazo a mis pronósticos en la entrada anterior para darse cuenta de que las bolas de cristal no se venden en los hipermercados. Veamos cómo lo han hecho los equipos uno a uno, pero no por orden de clasificación ni alfabéticamente. Pongamos notas, como en el colegio. Desde luego, donde esté escribir sobre el pasado, que se quite juntar letras sobre el futuro...

 

Sobresalientes:

 

La Laguna (1º, 5 victorias-1 derrota). Una cosa es predicar y otra dar trigo, pero en este caso se están cumpliendo los análisis que hablaban de una plantilla muy mejorada y que podía aspirar a prácticamente todo, quitándole el cetro de la isla al Tenerife. Ni siquiera están necesitando el habitual torrente estadístico de Ricardo Guillén. Todo es armónico y coral en este equipo, que además es alegre de cara al aro rival. El último 7/8 en triples de Levi Rost indica que los grandes tiradores van cogiendo la nueva distancia.

 

Ford Burgos (2º, 5-1). Muy bien también estos chicos, sin notar nada la ausencia de su "jugador franquicia" de la pasada campaña, Diego García. El trabajo de Andreu Casadevall está siendo estupendo, pocos pueden dudarlo. Si siguen así, serán candidatos a todo: son competitivos a tope sin tener una plantilla excesivamente larga, aunque sobre todo esté acertando mucho y bien el polifacético Zach Morley. Confirmado: Iván Corrales ha vuelto.

 

Melilla (3º, 5-1). Un equipo sin fisuras aparentes, que va a por el partido cuando nota las debilidades del oponente. De los jugadores que han perdido el pasado verano solamente pueden echar de menos a Cuthbert Victor, porque Jorge Jiménez -en lugar de Diego Ciorciari-y Ondrej Starosta -por Caio Torres- lo están bordando. Son duros y plantean los partidos desde un punto de vista muy físico, de desgaste. Y les está saliendo muy bien.

 

Sant Josep Girona (6º, 4-2). Muchos pensábamos que este equipo estaría mucho más abajo, que no tenía demasiada plantilla para acercarse al playoff. Pero de momento, y con Albert Sabat lesionado unas jornadas, Borja Comenge y sus chicos cierran nuestras bocas a base de un baloncesto muy racional que busca con calma siempre un pase más. Para quitarse el sombrero lo de Darryl Middleton, aún dando lecciones, pero sin olvidar el gran trabajo de los demás.

 

Notables:

 

ViveMenorca (4º, 4-2). No van mal, pero tampoco acaban de despegar. Y es que tuvieron su gran prueba de fuego en la quinta jornada, ante el CAI Zaragoza, y dejaron escapar inexplicablemente una victoria que les situaría en otro escalón a la hora de las valoraciones. Un equipo que va ganando por seis puntos a falta de apenas medio minuto no se puede permitir que le fuercen la prórroga. Supongo que Paco Olmos andará aún escocido por aquello. Por lo demás, se confirma que es una gran plantilla y que será muy difícil ganarles en la isla.

 

León (5º, 4-2). De acuerdo, es una buena marca, pero también beneficiada por un calendario, seamos sinceros, bastante benigno. No hay que quitarle tampoco méritos, eh. Rick Hughes se confirma como un jugador que le tiene cogida la medida a la LEB Oro. Y los tiradores están respondiendo mejor de lo esperado seguramente, sobre todo Txemi Urtasun. Cuatro triunfos es un balance más que correcto. Hay que verles más y contra los teóricos favoritos para subir.

 

Cornellá (7º, 4-2). Excelente arranque del filial del Barça, por encima de los cálculos iniciales. Parecen haberse hecho fuertes en su pabellón venciendo a equipos como Menorca y León. Los "cachorros" azulgranas como Samb y Rabaseda están aprovechando muy bien los minutos, pero para que luzcan del todo está siendo también importante la aportación de los veteranos Anthony Smith y Robert Joseph. Recuerdan bastante al sorprendente Clínicas Rincón de hace un año.

 

 

Bien:

 

Leche Río Breogán (8º, 4-2). La fortísima derrota ante el Cáceres 2016 hace dos jornadas (79-105) le hace restar algo de credibilidad. No valen de mucho victorias de prestigio contra CAI Zaragoza y Melilla si luego se pegan "petardazos" así dando esa imagen tan pobre. Es un equipo irregular, muy dependiente de que Eric Coleman y Jeff Adrien dominen el rebote. Pero sí se intuye carácter aunque las cosas se tuerzan, no suelen dar los partidos por perdidos.

 

Basquet Mallorca (9º, 3-3). Siempre digo que tiene mucho mérito lo que hace este club, que no suele meterse en grandes nombres ni desembolsos para formar, por el contrario, equipos luchadores y que, cuando se sienten cómodos, dan buenos espectáculos ofensivos. Ocurrió la pasada campaña y se está repitiendo en ésta. Ir equilibrando el balance victorias-derrotas a estas alturas en un gran logro para Xavi Sastre, que vuelve a mostrar mucho ojo cuando se lanza al mercado.

 

Clínicas Rincón (11º, 3-3). Perder a Paulao, Faverani y Rai López al mismo tiempo duele, pero Unicaja es una factoría de buenos talentos suministrados por una legión de "scouters" que encuentran joyitas como Lima (que ya ha debutado con éxito en la ACB) o Zamora. Si continúan así, podrían pensar incluso en los playoffs. El pabellón de Rincón de la Victoria es pequeñito y ejerce una gran presión para sus contrincantes. Que se lo digan al CAI.

 

Cáceres 2016 (12º, 3-3). Van creciendo poco a poco con sus correspondientes dosis de paradoja: hay victorias en las que no transmiten casi nada positivo, como las de Tenerife y Tarragona, y derrotas en las que dejan buen sabor de boca (Melilla). El partido de Lugo fue casi una obra maestra en el que todos dieron la mejor cara: Ermolinski a lo Ricky Rubio (11-9-6), Francis Sánchez y Dedas enchufando a lo bestia y Holcomb y Naymick venga a machacar y a machacar. Veremos.

 

Suficiente:

 

Palencia (13º, 2-4). Ya se sabía que la nueva aventura no iba a ser un camino de rosas tras el brillante ascenso de la temporada pasada, pero las vibraciones no son malas y hay gente de una gran calidad como Howard Brown y Mirotic que acabarán resolviendo muchos partidos. Envergadura no falta. Tendrán que centrarse en "su liga", la de asegurar las victorias ante los que tienen por debajo, e intentar dar algún susto a algún despistado.

 

La Palma (14º, 2-4). Muchos confiábamos en algo más que un 2-4 a estas alturas de la película. Rafa Sanz debe estar dándole vueltas y vueltas a la cabeza para conseguir sacarle un mejor rendimiento a su equipo. Cierto es que el calendario no ha sido sencillo y que estuvieron muy cerca de poder con La Laguna, pero también que no han conseguido sacudirse la tradicional fama de equipo que se arruga muchísimo fuera de casa.

 

Aguas de Sousa Ourense (15º, 2-4). El caso es bastante comparable al del Palencia: parece una plantilla bastante encaminada a moverse en los puestos bajos sin que les entre demasiado la ansiedad, porque de vez en cuando ganarán algún partido que les aleje de las dos últimas posiciones. Dos victorias de seis partidos según estos cálculos está bien. La salvación puede estar en 10-11. Javier Muñoz hace lo que puede: tiene muchos jugadores, pero ninguna estrella.

 

Ciudad de Vigo (16º, 1-5). Su única victoria llegó ante Ourense y les sirve para estar fuera de la zona de descenso. Es un balance un poco engañoso, porque en condiciones normales deberían estar más abajo. Está, claro, la excusa de que el equipo se formó deprisa y corriendo y de que este primer mes se lo han tomado prácticamente de pretemporada. Ya se va agotando ese argumento y hay que empezar a sumar con más asiduidad.

 

Suspensos:

 

CAI Zaragoza (10º, 3-3). ¿Cómo es posible, se pregunta todo el planeta LEB, que el gran favorito para subir haya empezado tan mal? Hay una parte que señala a las lesiones (Guerra, Barlow, Kiefer), pero hay algo más para lo que es difícil elegir una palabra: ansiedad, quizás. O sobredosis de presión. Bastante debe estar José Luis Abós cuestionándoselo. Fuera, tres partidos, tres derrotas. El caso es que o dejan de hacer el tonto o se despedirán pronto del ascenso directo.

 

Tarragona 2017 (17º, 0-6). Nadie podía pedirle a Juan Pablo Márquez que estuviese muy alejado del sótano de la clasificación. Y de hecho la imagen de los primeros partidos, cuando estuvieron cerca de ganar a Breogán y Melilla, fue bastante potable. Sin embargo, se está sufriendo un retroceso preocupante y la derrota ante el Clínicas hizo mucho daño. Se ve que es un equipo trabajado, pero falta algo, una chispa, alguien que resuelva, que dé un paso al frente.

 

Tenerife Rural (18º, 0-6). Un desastre. Si ya antes de iniciar la competición un análisis generoso lo situaba en la frontera entre jugar los playoffs o no, parece que el único sitio para un equipo que tira tan sumamente mal a canasta no puede ser otro que el último puesto. Poco bueno se puede decir por ahora: los extranjeros no responden y ni siquiera valores seguros de la franquicia como o fichajes de cierto nombre como Sergio Pérez están aportando nada. Negros augurios si no hay una reacción... o reformas.