ACBBlogs
04/02/2009
Clark
Daniel Clarke, en su presentación (Foto: Leche Río Breogán)

Quedan tres semanas para que se cierre el mercado (a partir del 28 de febrero no se podrá fichar absolutamente a nadie, repito, a nadie) y en los despachos de los clubs de las LEBs los teléfonos y los reproductores de DVD echan humo. Aunque muchos no lo digan públicamente, todos (o al menos los que puedan pagárselo) buscan esa pieza que ajuste la maquinaria de su equipo, la que le haga subir un escalón en el rendimiento para asegurarse el objetivo: subir directamente, meterse en playoff, la permanencia...

 

No es fácil. Ya se sabe, hay que conseguir lo de las tres "bes", sobre todo, y tal como se está poniendo también el patio baloncestístico con lo de la crisis, la de "barato". Muchos miran a ligas europeas de menor prestigio porque a muchos jugadores les interesa salir y España es un buen escaparate para apurar estos últimos meses de temporada. Otra cosa es la traslación de todo esto: uno puede ser una estrella en Austria o en Bielorrusia y luego llegar aquí y no destacar, aunque hay gloriosas excepciones, claro.

 

¿Quién se está moviendo bien? Es una especie de "dejá vú" (o como se escriba, carallo) lo de Daniel Clark con el Leche Río Breogán. El inglés es el clásico proyecto camino de convertirse en eterno, porque hay una extraña divergencia entre la calidad de sus habilidades y el poco tiempo de juego que está teniendo en el Estudiantes. Ya hace un año se fue a estas alturas a acabar la temporada en Lugo (siendo importante para jugar la fase final por el ascenso) y ahora vuelve a pasar lo mismo. Aún es muy joven y quizás sea de los que necesita un añito entero LEB para crecer definitivamente. Yo le intentaría vacunar contra cierta alergia a los productos de Tintalux, Bruguer... Es lo que le falta.

 

Otro que quiere darle un giro a la situación es el Plus Pujol Lleida. Sus "sinergias" con la cercana Zaragoza han propiciado un doble movimiento que podría tener continuidad: sí, hará daño la salida de Quim Colom traigan a quien traigan para reforzar el puesto de base, pero la llegada de Ondrej Starosta refuerza aún más un juego interior ya de por sí muy físico. El checo de 2,15 no ha podido triunfar en ACB estos últimos meses, pero en LEB Oro se confirmó como un jugador dominador la pasada campaña, siendo instrumental en el ascenso del CAI.

 

El Valladolid no quiere quedarse atrás y Porfi Fisac ha afinado en el fichaje de Dan Grunfeld, cuyo pasaporte rumano es un valor añadido. La temporada pasada promedió 15 puntos por partido en Gandía con un excelso 55% en triples. Sin duda, el "killer" exterior que faltaba en Pucela, aunque tendrá que ganarse el sitio aún (solo seis minutos en su debut). En la misma línea desembarca Ricky Woods (ex Alerta Cantabria) en Burgos. Y es que parece que los equipos quieren jugadores que conozcan la liga, aunque sea durante unas semanas, como ha pasado con el Cáceres 2016 y el joven tirador lituano Mantas Ruikis, que empezó la temporada en Valladolid y que ocupa el sitio de Mike English.

 

Por abajo también hay lío. La última apuesta del convulso Gandía es Mike Higgins, el trotamundos que se ha convertido en todo un clásico en la categoría a sus 41 años. Este año hasta se ha permitido el lujo de jugar unos minutillos en la ACB con el Granada. Jorge Jiménez, Zach Morley, Howard Brown... Parece que no quieren perder el tren de la permanencia, no. Lo mismo que el Beirasar Rosalía, que con dos victorias consecutivas también sueña con pillar a un Illescas que también se está recomponiendo por sus dificultades económicas.

 

En LEB Plata no son ajenos a todo esto. De hecho, se producen trasvases desde Oro como el de Javi Vega, del León, al Qalat Cajasol, un buen sitio donde pueda desarrollarse jugando minutos. También choca algo la llegada de Iván García (CAI) al Lobe Huesca. El chico tiene un talento físico envidiable.

 

Estas tres semanas van a ser intensas para las secretarías técnicas y los agentes, sí. Buena parte del éxito o fracaso de la temporada estará en escoger bien, apuntar con tino y combinar bien riesgo y seguridad.