ACBBlogs
Foto: Sonia CañadaArranque barcelonista frenético. Primera posesión para Regal Barça. Le llega el balón a Jaka Lakovic que no se lo piensa y, desde la esquina, lanza un triple. 3-0. Berni Rodríguez acepta el reto y prueba fortuna desde más allá de 6’25 pero su lanzamiento no entra, lo que aprovecha Andersen para convertir otra canasta en la siguiente posesión. A continuación, tras otro fallo malacitano, el propio jugador australiano vuelve a encestar, dejando un contundente 7-0 en el luminoso. Este mismo sábado, el victorioso TAU Cerámica empezó endosando un 6-0 a su adversario de inicio. Gran precedente y mejor resultado aúnpara que los de casa encarrilaran desde muy pronto el triunfo.


Basile pone la puntilla al desacierto rival.
Minuto 9. Tras el enésimo lanzamiento errado del conjunto de Aíto García Reneses, Basile convierte un triple que deja el marcador en 16-5, firmado un arranque casi calcado al del estreno en cuartos ante Pamesa, que llegó a ser de 16-4. Los once puntos eran una brecha importante, mas mayor aún era la impotencia del conjunto visitante, náufrago en los primeros minutos, carente de ideas y divorciado de su idilio con el aro. En nueve minutos, la valoración reflejaba un contundente 27 a -1 para el conjunto blaugrana. La estadística malacitana era desoladora, con un 2/14 en el tiro (1/6, T2, 1/8, T3), ninguna falta forzada a su rival y tres pérdidas, que provocaban esa valoración negativa en conjunto. ¿Una losa imposible de superar?

 

Estadísticas


Los Carlos pasan a la acción.
Con 22-11 en contra, Jiménez vuelve a entrar en la cancha en el segundo periodo, sustituyendo a un desacertado Marcus Haislip. Su brillantez en defensa empieza a desquiciar a Regal FC Barcelona, mientras que en ataque, Cabezas asume galones y se lanza a por la remontada. La velocidad que le imprimió al Unicaja, el carácter, la fe y, especialmente, ocho puntos consecutivos sin fallo, igualan el marcador hasta que el mismísimo Jiménez culmina el 0-12 de parcial desde su entrada en la cancha con una canasta. Los malagueños por fin respiran y el choque entra en una nueva fase, que se prolongaría durante muchos minutos. La conexión "carlista", fundamental.

Mates que dan vida.
Minuto 24. Ndong consigue la máxima renta para su equipo tras canasta y adicional: 33-38. Aún queda mucho para el final del partido pero si el Unicaja aleja a su rivFoto: Sonia Cañadaal durante unos minutos puede sentirse al fin cómodo y llevar el choque a su terreno. Sin embargo, la alegría visitante es efímera. Fran Vázquez surgió cuando más falta hacía con dos mates consecutivos, Basile le daba la vuelta al partido y Navarro dejaba el parcial en 8-0 y el marcador en 41-38. Todo en un par de minutos. La genialidad, al rescate de las urgencias. Se apagaron las alarmas.

Cabezas regresa y el Unicaja sigue en pie.
Y continuamos en el instante donde dejamos antes el encuentro. Con 41-38 adverso y los fantasmas apareciendo de nuevo para el cuadro cajista, Carlos Cabezas vuelve a emerger desde el banquillo para anotar un canastón. A continuación, otro inverosímil enceste de Archibald iguala el partido. Una de esas jugadas que ocurren muy de vez en cuando, mitad churro, mitad genialidad, con Robert anotando con reverso tras varias largas zancadas desde el exterior,. El Unicaja se animaba, aprovechando ese impulso para terminar el cuarto por delante, con un 47-48 favorable.  

Boniface, sin clemencia.
Ecuador del último periodo. Unicaja lleva la iniciativa pero ni logra escaparse ni los barcelonistas culminan su remontada. Con 54-55 en el marcador, Regal Barça ataca para ponerse por delante. Basile intenta darle un giro al partido con un triple pero el balón no entra. NFoto: Sonia Cañadao importa, rebote de Fran, que permite que Navarro vuelva a hacer otra tentativa. Sin suerte. Nuevamente, los de Pascual capturan el rebote ofensivo y Lakovic tiene en sus manos la tercera oportunidad para consumar la remontada. Su triple no encuentra destino y, a la jugada siguiente, Boniface Ndong volvía a mostrarse letal, con un nuevo “2+1” que dejaba el tanteo en 54-58. Sin perdón, sin piedad. El destello senegalés brilló más que las tres intentonas locales, lo que otorgaba al encuentro cierto aroma visitante.

Lakovic decanta la batalla de los destellos.
Nuevamente retomamos el partido en la jugada anterior. Otra vez después de canasta y adicional de Ndong, para colmo de las casualidades. El Unicaja parecía tener en su mano el partido pero, cual ciclista en un coloso pirenaico, se quedó sin fuerzas en el momento más crítico. El "hombre del mazo" llegó, en forma de Andersen y Vázquez, en primera instancia y, sobre todo, disfrazado después de Lakovic. En unos segundos su equipo había empatado el marcador y, en el saque de fondo, Jaka robó la bola y encestó con facilidad. Los malagueños desaprovecharon su posesión y Lakovic no perdonó a continuación desde la línea de personal. Su asistencia para el contraataque de Andersen terminaba de dinamitar el partido: 64-58. Un 10-0 que se encargaba de decidir un partido y, quién sabe, una eliminatoria. Regal Barça se llevó a los puntos la batalla de los destellos.