ACBBlogs

“Del éxtasis a la agonía, oscila nuestro historial”, cantaba el grupo de rock argentino Bersuit Vergarabat, el favorito de Pablo Prigioni, viaje de ida y vuelta el suyo, conocedor como nadie de las dos caras, la más extrema y la más cruel, de los siempre igualados Real Madrid-Baskonia.

24 años han pasado ya desde el primer duelo entre ambos en un Playoff. Corría 1988 y los cuartos se pusieron al rojo vivo muy pronto, con victoria inicial del entonces denominado Taugrés. Los madridistas remontaron, pero aquel 2-1 sería el mejor aviso de lo que vendría en los años siguientes. El cruce de los canastones.

 

 

ACB Photo / L. García
 

 

 

Playoff 89: El 2+1 de Llorente


Nadie mejor que Pablo Laso, hoy técnico del Real Madrid, pare recordar el apoteósico final de la serie de cuartos de final del Playoff 89. Los de la capital habían ganado en la ida, aunque aquel Taugrés era mucho Taugrés y, en el infierno de Mendizorroza, se atrevió a desafiar al cuadro liderado por Petrovic.


Aquel 30 de abril, Drazen pareció humano. Totalmente anulado por los baskonistas (2/13 en el tiro), su rival aguantó a duras penas en el partido, con la amenaza del 1-1 cada vez más importante por las diabluras de McPherson y Micheaux. Sin embargo, cuando quedaba un minuto y el marcador estaba 72-72, Petrovic falló pero cogió su propio rebote para anotar. Dos arriba.


A la siguiente jugada, que decidía el partido, Llorente le robó el balón a Laso y corrió de una parte a otra de la pista para anotar, recibir la falta y sentenciar el partido desde la personal. A semifinales. A pesar de aquella mítica canasta de Llorente, la afición alavesa se mostró orgullosa de su equipo y los jugadores tuvieron que salir incluso a recibir una emocionante ovación al terminar el encuentro. Y todos contentos.


Playoff 90: El triple de Cargol


La historia se repetía. Otro Real Madrid-Baskonia en cuartos. Tres años seguidos ya. El primer partido fue ganado de forma cómoda por los madridistas (96-85), aunque el Taugrés se propuso dar otra vez guerra como local y planteó una batalla que desarboló al Real Madrid durante muchos minutos.


Los vitorianos rozaron la machada, tras un partidazo de Rivas (27), y llegaron a mandar por 13 puntos, ya en la segunda mitad (62-49). Sin embargo, los visitantes se enchufaron al partido con Antonio Martín en estado de gracia y se pusieron un punto arriba. La afición del Taugrés seguía animando, hasta que Llorente, otra vez verdugo y, especialmente, Cargol, con un triple final totalmente letal, dictó sentencia: 93-100.

Playoff 2001: Lucio Angulo decide


Tras esas tres primeras eliminatorias entre baskonistas y madridistas, hubo otras dos más, y además, de forma consecutiva, en 1991 y 1992, aunque sin canastas finales tan decisivas como las mencionadas. En 2001 se recuperó la tradición, de la mano precisamente de otro jugador que pasó por los dos equipos, Lucio Angulo.


Eran las semifinales. El entonces llamado TAU Cerámica había vencido por 72-81 el primer encuentro y quería volver a su tierra con un 0-2 en el bolsillo, lo que estuvo a punto de conseguir, con un partidazo de Scola. Tras un 0-11 de parcial, se puso a un solo punto a falta de dos minutos y el mido inundó a su rival… hasta que le llegó el balón a Lucio.


Angulo no tuvo miedo a tirar y su triple dinamitó el partido, con un intento final de Corchiani para forzar la prórroga que no encontró fortuna. 65-63 y 1-1 en la serie, que acabó 3-2 para los madridistas. Sin ese triple, el billete a la final podría haber sido sellado por otro pasajero.


Playoff 2005: El rebote de Felipe


La Final del Playoff 2005 fue la del triple de Herreros, la canasta decisiva más importante de todas las vistas en estos duelos. Pero hubo mucho más. En el primer partido, el Real Madrid le arrebató el factor cancha al TAU Cerámica gracias a un final in extremis en el que Felipe Reyes fue el más listo de la clase.


80-82, 40 segundos por jugar. Macijauskas había remontado (29 puntos aquel día) y el Real Madrid empezaba a notar la presión. Tanto que Pat Burke falló un tiro sencillo... aunque ahí apareció Felipe Reyes para atrapar un rebote en ataque que valió un partido. Bullock sentenció segundos después desde el tiro libre (82-84 acabó el partido) y el 0-1 fue el primer ladrillo hasta el título liguero blanco.


Playoff 2005: Scola recupera el factor cancha


El TAU había igualado la eliminatoria en el segundo partido y todos querían ponerse por delante en ese tercer round, disputado en Madrid. El choque fue precioso, un homenaje al basket. Tenso, igualado, trepidante, ofensivo… y tuvo un protagonista que brilló con luz propia: Luis Scola.


El argentino se picó con Louis Bullock (26 puntos para el estadounidense) con 21 puntos de todos los colores, todos simbólicos y logrados en momentos clave del partido. Con 82-81 para el Real Madrid, Luis recibió en la zona, se inventó un reverso finalizado en semigancho, y consumó la venganza baskonista sobre la bocina, dejando helado Vistalegre. Los vitorianos, a un paso de un triunfo final que nunca llegó gracias a la heroicidad de Herreros.

 

 


Playoff 2010: El triple imposible de Marcelinho


Un año antes, se las habían visto en semifinales, con 2-1 para el TAU, que quería repetir en aquellas semis de 2010 para regresar a la final. El primer partido, muy igualado, no dio opción a canastas heroicas, ya que Bullock falló el triple que le hubiera dado el triunfo a los suyos, con 62-60 final para los de casa, para alegría del Buesa Arena.


Eso sí, el segundo encuentro reservaba como regalo una de las canastas más impresionantes y que más daño han hecho a un rival en un Playoff de la Liga Endesa. 68-69, quedaba un minuto para el bocinazo final. Los baskonistas habían fallado un tiro pero el balón no tocó aro, por lo que la cuenta de posesión no volvió a 24.

Cuando Marcelinho recuperó la posesión, 4 segundos antes de que sonase el bocinazo, se dio cuenta de la situación y corrió, saltando para lanzar, desde más desde 8 metros, en plena carrera y en situación forzada, un triple que acabó entrando y haciendo saltar por los aires el segundo choque. Gracias a esa canasta, el partido llegó a la prórroga, decidida finalmente para el cuadro baskonista por 85-80.

Playoff 2010: Eliyahu, el invitado sorpresa


La serie, bella y épica, se merecía un quinto partido. El Real Madrid no se dejó intimidar por el 2-0 inicial de su oponente e igualó la serie jugando como local, por lo que habría desempate para llegar a la gran final.

Pocas veces una canasta decisiva llega a tres minutos para el final, pero aquel día, con tan pocos puntos y tanta emoción, lo que hizo Eliyahu fue realmente demoledor. Cuatro puntos consecutivos del invitado sorpresa, que despertó al fin, habían alejado a su Caja Laboral por primera vez en el cuarto final.


Con 58-54, el invitado sorpresa Lior Eliyahu cogió el balón a media pista, corrió hacia canasta, se sacó de la manga un uno contra uno, hizo en plena carrera el reverso y anotó. 60-54. La final, en el bolsillo (el cuadro blanco solo anotó 2 puntos más). A la postre, el título liguero... también.

¿Crecerá la lista este año?

 

Daniel Barranquero

@danibarranquero

ACB.COM