ACBBlogs

Momento X – La primera celebración (1999)

Una temporada antes llegó el debut, pero no fue hasta la 1998-99 cuando Navarro llegó a su primera final. Llegar, que no jugar, pues no disputó un minuto en aquel título barcelonista. No obstante, apareció en el Playoff, en todo un partido de semifinales, aún con 18 años, y sus minutos eran algo más que una anécdota.

Jordi Román, en El Mundo Deportivo, lo definía así: “El basket tiene estas cosas maravillosas. Si a principio de temporada nos hubieran jurado que en el 2º partido de una semifinal de la última Liga del tercer extranjero acabarían jugando cinco minutos (todo un partido, a estas alturas), muchachos como Gasol y Navarro, no nos lo habríamos creído. Pero ocurrió ayer, y también fue maravilloso”. Como su celebración, con la célebre imagen suya y de Pau pintando “Campeones” en el vestuario. Llegarían mucho más.

 

 

 

 

Momento IX Resistencia en el Clásico (2007)

Habían pasado tres años desde la última vez que pisó la Final ACB y Juan Carlos Navarro tenía ganas de dar que hablar. Ya había hecho 17 y 14 puntos en los duelos anteriores, estériles para su equipo. Era otro match-ball contra el Real Madrid… y volvió a superarse, hambriento tras fallar una suspensión 48 horas antes en el 2º partido que pudo haber forzado la prórroga.

Con 59-59 a 5 minutos para el final, la estrella blaugrana rompió la igualdad con un triple y dos canastas que impulsaron un parcial de 11-0, sinónimo de victoria para su equipo (75-70). Su rival acabaría venciendo en el cuarto partido, aunque sin Navarro, lo hubiera hecho por la vía rápida.

Momento VIII – El orgullo del derrotado (2010)

El Caja Laboral estaba a punto de dar una de las grandes sorpresas de la historia de la ACB. El Barça de los récords, el campeón de la regular, el rey de Europa, el gran favorito… contra las cuerdas, con 0-2 en contra tras el primer par de partidos en el Palau. Los baskonistas rozaban el triunfo en el tercero, si bien Navarro hizo que lo sudara hasta el último segundo.

Cuestionado por su naufragio 48 horas antes (4 puntos, 1 valoración en el 2º partido), brilló con luz propia en el tercero, especialmente en los minutos claves. Otro 3+1 para el recuerdo fue esencial para forzar la prórroga, donde acabó hincando la rodilla con la cabeza bien alta.

Momento VII – Oda a la sangre fría (2004)

Momento inseparable al que encabeza esta lista. Él, que ya había salvado al Barça en cuartos frente al Granca, se convirtió en el primer partido en la gran pesadilla de un Estudiantes irreverente que a punto estuvo de dar la sorpresa. Con 75 a 75, los visitantes perdieron el balón y cometieron falta sobre Navarro. Dos tiros libres sin fallo. Brewer replicó desde la línea de tiros libres y Pepu ordenó otra falta. Balón a Navarro, que regresó a la línea de personal a 7 segundos para el final.

Un bote, dos. Dentro el primero. Un bote, dos. Dentro el segundo. 79-77. Brewer, a continuación, fallaría uno de sus tiros libres y el Barça ganó por un agónico 79-78, que acabó valiendo un título, teniendo en cuenta que el Estu ganó los dos partidos en su casa. El gran héroe.

Momento VI – Talento eclipsado (2001)
 
La Final ACB de 2001, como la de Copa, será para la historia la de Gasol. No es extraño. En aquel tercer partido del 3-0 frente al Real Madrid, Pau se fue hasta los 37 de valoración, aunque Navarro dio un paso al frente y tuvo mucho que ver con ese trofeo. Héroe en cuartos de final contra el Forum, en esa final, a punto de cumplir los 21 años, fue de menos a más y terminó anotando 12 puntos y 13 de valoración.

Para el recuerdo, el triple que rompió del todo el partido en la capital (puso un 55-69 imposible de remontar por los madridistas). Pau se llevó los honores, pero el Barça comprendía que no era la única estrella que había salido de su cantera.

Momento V – El deleite (2011)

Fue la última final liguera y el último título también para Juan Carlos Navarro. Temporada pasada. El Bilbao Basket, la víctima. El escolta, crecido hasta el límite, se inventó un autopase en un contraataque que, con la confianza por las nubes, culminó con un triple. Puñetazo en la moral bilbaína. En el tercero y último de una Final ACB en la que promedió 15 puntos por choque, emergió con fuerza cuando más quemaba el balón.

 

 

Le regaló una canasta a Lorbek, anotó un triple y encestó a la siguiente jugada. Un oasis en un choque de muy pocos puntos. Un 2-11 decisivo para ganar la Liga y su segundo MVP. Un deleite, una gozada.

Momento IV – Este chico es una mina (2000)

19 añitos tenía el chico. Final frente al Real Madrid, que dominaba por 1-2 y jugaba el cuarto en casa para celebrar la Liga, en caso de victoria, delante de los suyos. Ese día, junto a Pau Gasol, se quita complejos y se convierte en un quebradero de cabeza para los de Scariolo, rompiendo los esquemas de su rival en el primer tiempo y culminando su gesta en tiempo récord tras el descanso. En solo 16 minutos, 13 puntos… ¡y 20 de valoración!

Su Barça salvó el match-ball y forzó el quinto. Aquella Final de la temporada 1999-00 se la llevó el Real Madrid, pero en esa derrota se vio mejor que nunca lo grande que podía llegar a ser.

Momento III – Una estrella más (2003)

Era aquel el Barça del Triplete. El más mítico, el de las estrellas. Y en esa Final demostró que él era una más, con tres partidos en dobles figuras y un partido clave en el primer asalto, cuando el Pamesa estuvo a punto de llevarse el triunfo a Valencia y recuperar el factor cancha. Entonces, Navarro apareció con un 3+1 para cambiar por siempre el rumbo del partido (71-72).

Luego, Jasikevicius, con otro triple y una canasta a falta de un segundo, completaría la gesta del de Sant Feliu, que hizo ese día 16 puntos, 3 triples y 21 de valoración. El primer paso para un título que llevó su sello.

Momento II – Su dictadura (2009)

Después de su año en la NBA, en la que tuvo que ver en la grada como su equipo perdía frente al Baskonia en la final, regresó con hambre y confirmó que era el mejor escolta de Europa con una actuación prodigiosa. Capaz de transformarse cuando no tenía el día en el tiro (8 asistencias tras su 3/11 en el primer encuentro), de anotar 21 puntos en el segundo y de ser el héroe del cuarto y definitivo (1-3), el que le dio el título a su Barça.

 

 

 

19 puntos, 5 triples, 9 asistencias, 28 de valoración, un alley oop a Fran Vázquez y un triple para certificar la victoria barcelonista, volver a abrazar, un lustro después, el trofeo y conquistar su primer MVP en una Final ACB. Simplemente, fue el mejor.

Momento I – El Mio Cid (2004)

13 de junio de 2004. Juan Carlos Navarro cumple 24 años el mismo día en el que se disputa el quinto y decisivo encuentro de la inolvidable Final ACB entre Barça y el Estu. De repente, en el segundo cuarto, con su equipo mandando, Navarro se lesiona. Dolorido, abandona la pista, quedándose casi sin opciones de saltar a la pista. Esguince de ligamentos en el tobillo izquierdo. El colmo para una temporada de mala suerte, con un dedo roto en la Copa y condenado a las infiltraciones para no dejar solo a su equipo.

Roto de dolor, el escolta quiere ayudar a resolver un partido que tras el descanso era ya todo un thriller. Carreras de un lado a otro al fondo de la pista, para probar su tobillo. No estaba bien pero pidió volver a la cancha. Y lo hizo. Nada más hacerlo, triple para alejar al Barça (54-48). Cojeando, el escolta jugó sus minutos más épicos, con un valor simbólico, por lo que contagió a sus compañeros, y efectivo, ya que dos tiros libres con su firma acaban sentenciando el partido. 69-64. El abrazo de Bodiroga, nada más recoger el MVP, demostró que ese título tuvo mucho que ver con Juan Carlos, que creció más que nunca en aquel 24º aniversario. A los Willis Reed.

 

 Daniel Barranquero

@danibarranquero

ACB.COM