ACBBlogs

En la búsqueda de récords, el FC Barcelona Regal ya ha ganado. Nadie en la era ACB había alcanzado antes siete finales consecutivas. Si levantase este título, estaría ante su tercera Liga Endesa consecutiva, más cercano a la dinastía que al sencillo triunfo.

 

 

 

En la búsqueda de la admiración por la velocidad y lo aéreo, el Real Madrid ya ha ganado. El liderato de la liga regular, el 5-0 con el que alcanza las semifinales y la belleza de su juego le han valido elogios por doquier. Pero, a ese nivel, la legitimación entiende más de títulos que de estética. Sin títulos, el “pero” siempre será más grande. Y, más allá de la Supercopa Endesa, el Real Madrid no ha podido conseguir ninguno esta temporada.

 

El dolor del “casi” podría conducir al olvido si una copa no se entromete en el camino. Porque, si la Historia solo recoge los nombres de los campeones, más frustrante resulta todavía si al subcampeón le acompaña la admiración por su juego.

 

Hablando de Historia, si a alguien ha tratado bien en los últimos años, ha sido a un Barça Regal al que ha hecho pasar al ideario colectivo, ante todo, como equipo ganador. Han pasado las temporadas y los jugadores y, en este último lustro, el FC Barcelona siempre ha levantado títulos. Los catalanes buscan implantar la tiranía. Algo tan sencillo como que, con el paso de los años, la gente no dude al señalar el nombre del campeón de inicios de la década de los 10.

 

Al fin y al cabo, el equipo ya es campeón. A las dos últimas ligas se suma la Copa del Rey de esta temporada, que ya luce en las vitrinas. Ganada superando condiciones adversas y con un partido mítico frente al Real Madrid en cuartos de final.

 

 

 

Si hay algo que el Barça Regal no necesita, es reivindicarse como ganador. Son de tan diverso calado las adversidades que el equipo ya ha superado para alzarse con los títulos logrados en la era Xavi Pascual, que, ahora, podría moverse incluso solo con la energía del deseo por contradecir algunas opiniones más.

 

Y, Xavi Pascual, por escribir su nombre junto al de Aíto García Reneses y Lolo Sainz como los únicos entrenadores que han logrado tres títulos consecutivos en ACB.

 

Pablo Laso, que, como Pascual, también cuenta sus años al frente del equipo por Playoff Final alcanzados, está a la espera de la guinda. La que consolide el giro copernicano. La que demuestre que no solo en las defensas están los campeonatos. Que el máximo anotador de la competición también se puede llevar el título. Que la estética no se contrapone al éxito.

 

Y, además, lo hace aspirando a la perfección. Un inmaculado 8-0 que le concedería especial valor. Aunque el 3-0 se antoja especialmente complicado cuando los duelos frente al Barça Regal han venido marcados por la igualdad a lo largo de esta temporada. El Real Madrid cuenta con ventaja de campo y con un balance global de 3-2 en esta campaña (triunfos blancos en Final Four, Supercopa Endesa y vuelta de la liga regular y azulgranas en la Copa del Rey e ida de la liga regular). Un balance suficientemente igualado y en condiciones tan dispares como para que la lucha por la dinastía o el cambio cobre especial interés.