ACBBlogs
19/11/2012

Dicen que el tiempo vuela, y aunque mis ganas por graduarme me hagan pensar a veces lo contrario, el hecho de empezar mi cuarta y última temporada (Senior Year) con MSOE hace que me plantee mi vida de otra forma.

 

Hace ya cuatro años que mi amigo Dani Martí y yo nos embarcamos juntos en esta aventura, en Rio Grande, OH. Ahora, años después, en Milwaukee esta vez, sigo pensando que fue la mejor decisión de mi vida. Estados Unidos me abrió puertas que no habría tenido en España. Me dio una gran educación, la posibilidad de no cerrar ninguna puerta y seguir estudiando y jugando al baloncesto. Me permitió conocer a muchísima gente que espero pertenezcan a mi vida un largo tiempo. Y lo más importante, me dio unas memorias, unos recuerdos, que estarán conmigo el resto de mi vida.

 

Aquí, seguimos navegando. Pasé este año mi primer verano en Milwaukee y hay que decir que es bastante mas agradable que los inviernos… Trabajé como ingeniero para una empresa internacional; Carlisle Transportation, y le metí muchas horas a la empresa que 2 compañeros más y yo abrimos el año pasado en MSOE, y con la cual acabamos de abrir en la segunda universidad de Milwaukee.

 

 

 

Después de lo bueno, esos tres meses de “vacaciones” que todo estudiante echa de menos una vez se gradúa, toco volver a la rutina. Empezamos la pre-temporada con 22 jugadores, el número más alto desde que vine a MSOE. Comenzamos con un programa de preparación física muy famoso y duro en USA llamado Insanity (Que viene de Insane, que significa que no estás bien de la cabeza, en otras palabras) y después de 6 semanas de programa, seis días a la semana… ¡llegó el primer entrenamiento!

 

Para ese entonces, ya habíamos perdido 2 jugadores, y uno más decidió no jugar y centrarse en los estudios unas pocas semanas después. Pero como grupo, juntos, dejamos todo atrás, y nos centramos en lo que es importante, hacer piña.

 

Empezamos la temporada jugando el All-Engineering Classic. Un torneo que cada dos años junta a 4 de las mejores universidades del país en ingeniería. Un torneo que universidades como MIT no consiguió ganar y que MSOE ha ganado los 2 últimos años. Este año nos reúne con California Tech, Rose Human (Indiana), y RPI (Nueva York).

 

Comienza por tanto una temporada que será especial, no solo por el gran grupo de personas que tenemos, más unidos que nunca dentro y fuera de la pista; sino por tratarse también de la ultima aquí. Una temporada que tendrá a otro español en las gradas (Miguel, un golfista de Gijón). Una temporada, en la que vuelvo a Ohio, esta vez a jugar un torneo en Cincinnati. Y una temporada, en la que viajo en el tiempo 16 años atrás, cuando jugué mi primer partido de baloncesto con La Dehesa, y que cambió mi vida por completo.