ACBBlogs
 

Qué os voy a contar yo que no sepáis ya a estas alturas de la película. Pues sí, España perdió en el debut de Mundial, no se jugó bien y repetimos las sensaciones de Polonia... seguro que también queremos repetir las del final de aquel Eurobasket.

 

En toda historia dicen que los principios son importantes, Hitchcock siempre buscaba que en los primeros minutos de sus películas hubiera un suceso impactante para atrapar al espectador y refranes sobre los principios hay para todos los gustos. Yo hoy me quedo con el que da título a esta entrada porque, la verdad, es que la cosa comenzó realmente bien.

 

Para empezar no sé si me he aclimatado al tiempo en Esmirna o el sábado ha hecho menos calor, pero no lo he pasado excesivamente mal y hasta he sudado más viendo a España que recorriendo la ciudad. A eso precisamente le he dedicado el primer día completo en Esmirna, a conocerla un poco mejor y lo hemos hecho con un peculiar guía, Roberto, jefe de prensa de la expedición.

 

No sé de donde saco tiempo pero ya se conocía el pequeño "gran bazar" de Esmirna y nos ha llevado a verlo. La verdad es que impresiona la cantidad de ropa y calzado que puedes comprar a poco precio. De momento no me he puesto a regatear ni a comprar nada, porque hay tiempo para todo, eso sí lo que ya os digo es que podría comprar todas las camisetas de Guti que quisiera. Seguro que son más falsas que una moneda de seis pesetas, pero el tío es un ídolo aquí y su camiseta del Besiktas es un top ventas.

 

 

 

 

Cambiando de tema, debo de reconocer que el viernes me lleve una mala primera impresión de la ciudad y el sábado el tema ha cambiado. Cierto es que las grandes aglomeraciones no me gustan, me agobian y aquí hay demasiada gente en espacios reducidos, cierto es también que la ciudad se ve en dos ratos pero creo que conseguiré buenas fotos porque el contraste de riqueza turística y pobreza de las fabelas que hay en las colinas de los alrededores promete grandes cosas. Por cierto, Fernando Martín (Gigantes) me ha hablado de un mítico ascensor donde queda patente este contraste económico... si supero mi terrible vértigo igual me monto e incluso saco fotos, pero no prometo nada.

 

Y después de "trabajar" a comer. Ojo, llevo dos días aquí y todavía no me he comido un kebab (debe ser récord mundial entre los turistas). Primero probé la pasta, luego una especie de pinchos morunos y el sábado una hamburguesa famélica...si no es por la ensalada cesar me quedo con hambre porque visto el catering de la organización vamos apañados. Yo sólo he visto dulces y la cama me espera sin cenar nada (algo que no va mal para conservar mi fantástica y esbelta figura).

 

Aunque bueno viendo como está el tema, lo de la comida fue un mal menor, el problema fue la bebida porque cuando me disponía a ver la triple sesión de baloncesto con dos botellas de agua, no me dejaron acceder a la pista. A través de gestos (aquí lo del inglés es algo que no se conoce mucho) entendí que era porque las podía tirar... a ver chato, que yo no soy un ultra, que le quito el tapón y punto final. Le quité el tapón y le dije con gestos que era imposible estar seis horas sin beber agua, al final me tocó salir a la zona de seguridad y bebérmela. Ahí tuve mi primer mosqueo con los lugareños del Halkapinar Arena... La estampa era espectacular, dos tíos de seguridad controlando el acceso de las mochilas y junto a mí otro; yo apoyado en la pared, cruzado de piernas y bebiendo medio litro de agua de un trago. Lo peor fue cuando me vi que a los cinco minutos la gente entraba con botellas y tapones... fijo que fui el pringao de turno porque no creo que me viran con cara de psicópata-lanzador-de-botellas.

 

Sin agua y sin comida pasó la tarde y como sabéis la noche no fue buena, ahora lo que no sabéis como me fue el día en el plano económico. Ya conocéis que en este torneo voy a tope con la ludopatía (esto lo digo por si el jefe, que está por aquí y me lanza "piropos" al leer este blog, tiene a bien subirme el salario para no tener que padecer con el juego) y de momento el primer día lo salvo con ganancias.

 

Cierto es que mis apuestas a equipo no han funcionando, de hecho de mis cuatro equipos (España, USA, Canadá y Nueva Zelanda), [Modo peloteo on] los que hice en ese soberbio y excepcional trabajo de la guía ACB.COM [Modo peloteo off], sólo han ganado los yanquis y la apuesta combinada que hice con victorias de los kiwis y Puerto Rico la he pifiado por completo. Sin embargo, las apuestas a los puntos de los jugadores casi las clavo. Mi pronósticos eran que Rose superaba los 10 puntos y Scola y Navarro los 15. Sólo el americano me ha fallado pero eso me ha dado para ganar dinero gracias al empujón final de Australia.

 

Seguramente el de los aussies con los jordanos ha sido el partido del día. Lo hemos vivido mis amigos y yo con emoción hasta el final y a poco para la conclusión y Australia perdiendo no la hemos jugado a que ganaban... y qué alegría nos hemos llevado cuando, después de fallar hasta cuatro veces en el último ataque los australianos han ganado. Total que sé que tengo superávit económico y espero que mis contables que están en Sagunto gestionando mis apuestas me digan si ya me puedo comprar el ferrari o me sigo conformando con el Fiat.

 

Hasta entonces, portaros bien

 

 

PD: ¡Qué horror! los lituanos están gritando y cantando, se les oye por toda la ciudad y amenazan con darme la noche...aquí no hay Sviturys pero a ellos creo que les da igual y se conforman con la Efes.