ACBBlogs
Aunque parezca una metáfora deportiva, este miércoles, después de la tormenta salió el sol. Sí, tras muchos días de calor y humedad, despertó el día con una tormenta de agua como las que se pueden ver en Valencia: rápidas intensas y breves. A mí por suerte me pilló en el hotel, pero sé de alguno que le pilló en la calle y tuvo que volver para cambiarse.

 

Luego ya vino la calma y el sol... en el juego de España, también. No es que fuera un partido que pasará a la historia del baloncesto mundial pero aquí de lo que se trata es de ir ganando partido y sobrevivir en el torneo. Una supervivencia que no es ajena a la propia de cualquier periodista y que tiene varios puntos clave en este país. Así que ahí van unas nociones de cómo sobrevivir en Esmirna:

 

 

Si tus compañeros te dan la brasa con Scariolo. Hazte fuerte y defiende tus principios. No sé como llegó a producirse la situación, pero a mitad mañana ya era íntimo amigo de Sergio Scariolo. Resulta que comentando con algunos amigos cuestiones del día de Lituania, se debatieron planteamientos técnicos de Sergio y de entre todos creo yo que era uno de los pocos que se posicionaba pro-Scariolo.

 

Sinceramente, como periodista, Scariolo me parece un entrenador fantástico, da enormes facilidades para trabajar y, como entrenador (aunque yo simplemente sea un amateur), me gustan sus ideas deportivas y la forma de dirigir al equipo. Por cierto, aquí todos me dicen que Sergio es un trabajador incansable, está todo el día pensando en baloncesto, así que puede ser que no salgan las cosas, pero desde luego que no será por falta de esfuerzo.

 

Siempre en tono de broma, el debate fue alcanzando extremos hasta el punto que, cuando nos encontramos a unos amigos que siguen a la selección y viajan desde Murcia en el Bazar de Esmirna y nos preguntaron por España, aquello se desmadró. La frase clave fue "cuidado con lo que decís que es amigo de Scariolo".  Y todo esto mientras los vendedores del Bazar estaban flipando con nuestra conversación. ¿Tú basket? me decían. Pues claro que yo basket, chato. ¿Qué pasa que no tengo pinta de yo basket?

 

Si pillas un taxi lo mejor que puede hacer es cruzar los dedos y desear suerte. Aquí el tráfico es terrible, los taxistas y autobuseros es habitual que se salten los semáforos en rojo (atención que he visto por primera vez en mi vida un rojo intermitente) y conduzcan con una mano. En la otra pueden tener el móvil y preguntar a su hermano donde está nuestro hotel porque ellos no lo sepan o simplemente llevar una copa de té

 

Como os lo cuento, hace un par de noches Javier (Ultima Hora Menorca) y yo nos fuimos con un chico que mientras le pisaba a fondo conseguía mantener una copa de té y bebérsela sin derramar ni una gota... incluso cuando había que girar o tomar una rotonda. Espectacular.

 

Digno de contar también son los atascos. Aquí pillamos uno tras viajar a Efesos y pudimos comprobar que debe ser típico en un atasco bajarse del coche y empezar echar la bronca a uno. Da igual que sea o no el culpable, lo importante es que haya un culpable (mira que curioso en el baloncesto también pasa lo mismo) y la gente pueda pitarle el claxon... la situación se tornó surrealista cuando en el taxi donde íbamos empezó a sonar love story en mitad de aquel caos y amago de bronca.

 

 

 

Si tienes que comprar, prepárate. No os voy a decir nada nuevo de Turquía y sus bazares. Puedes encontrar de todo... y todo falso. El otro día escuche una mítica frase: "auténtica imitación bonita" ¡qué cachondos! De momento estoy haciendo la pretemporada del regateo y me preparo en Esmirna para Estambul. El otro día estuve probando mis artes del regateo y no son muy positivas las primeras sensaciones. Quise comprarle una camiseta de Turquía a mi hermana, el vendedor empezó en 15 liras, yo le dije que 10. Al decirme que no cogí y me fui. En teoría me habían dicho que te siguen y bajan el precio, pero aquel debía ser un profesional de la venta y no cedió. Tras el primer partido de pretemporada del regateo: Esmirna 1 - Álvaro 0

 

Si tienes que comer más te vale que te guste el pollo. Aquí no hay mucho elegir y pidas lo que pidas al final te ponen pollo. Yo ya soy fan en el facebook del Tavuk Cis que es una especie de pinchos morunos con diferentes guarniciones. Por fin el miércoles probé un kebab (eso sí en plato, que yo soy muy torpe comiéndomelo) y tampoco fue para tirar cohetes.

 

Dicen que aquí el pescado está bueno y no es para menos... viendo la forma de pescar y la pureza del agua, aquí los peces también son supervivientes. Yo aún no me he atrevido, casi mejor me quedo con la carne ¿y los postres? pues como toda la vida, cuando ves algo que te gusta de la mesa de al lado le dice al camerero "quiero eso". A nosotros nos ha salido bien la jugada porque hemos comido un dulce de leche con caramelo quemado. Creo que se dice Kabandini, pero cualquier parecido con la realidad puede ser un milagro... todavía no domino el turco.

 

 

 

 

Por cierto, aquí en algunos sitios no nos dejan tomar cerveza antes de la noche. Es una cuestión del Ramadán pero se hace extraña que al turista no le dejan tomar una copa...con lo rica que está la cerveza Efes.

 

Este jueves es el último día de competición, el último en Esmirna así que la agenda es apretada hay muchas cosas pendientes y poco tiempo así que me voy rápido a dormir que quiero madrugar. Hasta la próxima que nos veamos, disfrutad del día y sobrevivid.