ACBBlogs
 

Por mucho que se quiera negar a veces, un entrenador sabe cuando va a perder. Puede ser que pienses que vas a ganar y luego tu equipo pierda, pero muy pocas veces uno se equivoca y da la sorpresa ganando.

 

Durante la semana quería pensar que podía ganar, lo repetía una y otra vez pero cuanto más dice uno las cosas más duda de ellas. A lo largo de la semana se fueron cayendo jugadoras y las que se incorporaban lo hacían después de semanas sin entrenar por lesión; realmente listas y en forma llegaba con seis al partido.

 

Además tocaba jugar en Castellón, un pabellón con parqué flotante donde, al jugar cruzado (así se juegan tres partidos a la vez), el bote de balón es peor, por lo menos diferente. Todos los años se quejan mis jugadores que apenas bota el balón, pero luego llega el verano va la selección y no sé porqué a Calderón y compañía no se les escapa la pelota como a l@s mí@s.

 

Estando así las cosas, me tocó dar una charla motivacional. Quien me conoce sabe que me gusta hablar mucho y que soy bastante rollero, pero es que además creo firmemente en el papel del entrenador como psicólogo. Básicamente les dije a las jugadoras que a pesar de la falta de gente y lesiones era un buen momento para que las menos habituales dieran un paso adelante y cogieran confianza.

 

Por momentos fue bien la cosa, llegué al tercer cuarto ganando, pero ya hacía muchos minutos que la pívot titular tenía cuatro faltas y un golpe en el muslo. Además la única base, perdón la única que sabe subir el balón, jugó desde el primer cuarto con un golpe en el tobillo. Jugó unos 35 minutos y pese a que no le gusta ser base lo hizo muy bien. Al final creo que la convenceré de que es la posición más divertida del baloncesto.

 

Pero claro, jugar en el alambre a veces hace que te caigas y yo no tenía red. No todo el mundo dio ese paso adelante que pedí y el equipo perdió de nueve. No es ningún trauma, son cuartas y a lo sumo podremos ser quintas que para ser el primer año en categoría autonómica está muy bien.

 

Podría haber sido duro con ellas tras perder, pero me di cuenta que este sábado lo peor no había sido la derrota sino la tristeza de un par de jugadoras.

 

Resulta que una chica se va a Cádiz con su familia y, por lo tanto, sabe que está jugando los últimos partidos con este grupo. Yo la noto apagada y por si fuera poco, en los partidos no le están saliendo bien las cosas.

 

En su caso no hay mucho que pueda hacer, pero sí con una jugadora que dijo que no se divertía con el equipo y que al año siguiente no jugaría. En teoría jugará en el primer equipo así que no deberían ser un problema mío ninguno de los dos casos, pero yo creo que los entrenadores somos algo más que los que enseñan a jugar.

 

Creo que en estos casos tan importante es que demos ánimos como hacer más fuerte al grupo, así que el martes nada más empezar les dije a todas que pensaran en por qué querían jugar el próximo año en este equipo. No sé si funcionará o no, porque creo que el problema es que la persona en cuestión se agobia por la llegada del selectivo y la universidad; hace tanto tiempo que pasé esa época que ya no recuerdo lo mal que lo pasaría aquel año.

 

Como buen cansino que soy, seguiré dando el coñazo con este tema y seguiré inventándome cosas para hacer que dentro de la pista el equipo funcione, pero fuera de ella también, porque los jugones no son nada sin esa sonrisa que les hace tan especiales mientras juegan a baloncesto.

 

PD: No me resisto a contaros, la última que me hicieron las de mi equipo. Resulta que en mitad del partido sale mi tiradora, le digo que coja a una jugadora que tiene en frente y ella me dice que no ve el número que le estoy diciendo. "Es que no veo", replica.

 

¡Tócate las narices con la killer de mi equipo! si no ve un número grande que tiene delante como quiero que vea el aro y meta triples... lamentable :-D

 

Por cierto siguen los progresos de Pakete dentro del equipo. Siguiendo al pie de la letra las instrucciones de su mentor, cada partido se tira hasta las zapatillas. Meter no mete mucho, aunque esta semana en el acta le pusieron 15 puntos. Realmente serían unos 7 o 9 puntos (2+1 incluido), pero vamos eso es lo que metió el año pasado en toda la temporada. Si es que convierto Paketes en Navarros, ¡Tiembla Amaya Valdemoro!