ACBBlogs

 

Vale, que a lo mejor me lo merezco
bueno, pero mi voz no te la vendo
puerta, y lo que opinen de nosotros...

 

En un alarde de originalidad sin precedentes, empiezo esta entrada al blog con el estribillo de la canción "No es lo mismo" de Alejandro Sanz. Y no es que sea uno de mis cantantes favoritos (aunque sabe rodearse para hacer las colaboraciones), pero es que me viene de perlas para explicar lo que fue mi primera técnica del año.

 

Ya hacía tiempo que no me pitaban ninguna; de hecho creo que hasta me sentía raro, es como si me estuviera controlando, volviendo más sereno y, lo que es peor, mayor y más inteligente...

 

No os voy a engañar, la técnica me la merecía, fue una técnica como un piano aunque "barata" porque pensándolo bien ya que me pitan una técnica me podía haber desfogado un poco más. Bromas a parte, la realidad es que me pitaron una técnica porque en un momento dado dije repetidamente "no ves que le están dando de hostias a mis jugadoras".

 

Evidentemente eso no se puede permitir y el árbitro hizo bien en pitármela y por muy provocador que yo sea, le reconocí al árbitro, en ese mismo momento y tras el partido, que había estado bien pitada. Yo siempre lo digo, puedo ser un poco energúmeno en el banquillo pero también honesto.

 

El problema es que yo a esas alturas del partido estaba más caliente que el palo de un churrero y estallé cuando, en un rebote, el codo de una rival fue a parar "por casualidad" al rostro de una de mis jugadoras. No entendí que dijeran que no lo habían visto... ¿Qué estarían viendo si eran las dos únicas que estaban al rebote?

 

Como podéis comprobar nunca hablo mal de los árbitros, es más creo que es una solemne tontería enfadarse con ellos, primero porque sin los árbitros no podríamos jugar y hay que darles las gracias por su esfuerzo y, segundo, por que no sacas nada positivo metiéndoles presión, es más puedes irte tú y tus jugadores del partido y cagarla más aún.

 

A ver no me entendáis mal, quien reconoce sabe que protesto mucho, gesticulo y pongo malas caras, pero forma parte de mi show... si saliera en "lo que el ojo no ve" que emitía el plus se pondrían las botas los cámaras. Pero tras el partido también soy el primero en hablar con los árbitros tras los partidos, de hecho muchos de ellos leen este blog y cuando nos vemos fueras de las pistas nos reímos con ello.

 

Pero bueno también hay cosas de ellos que no me gustan y el domingo me pasó una de esas. Tras el partido, que perdimos con todo merecimiento y, por su puesto, por nuestra culpa, fui a recriminar al árbitro la excesiva dureza del equipo rival, a mi parecer no se les había penado eso que tantas veces digo el otro baloncesto. Muchos codos y brazos a destiempo a mi parecer.

 

Bueno pues la respuesta que obtuve es que él había visto diferente "intensidad". Que yo sepa la intensidad se puede medir en un terremoto según la escala Richter, pero en baloncesto yo sólo conozco un tipo de terremoto, Chicho Terremoto... ¡qué grande el perro que hablaba!  

 

Fuera coñas, entiendo lo que me quería decir el árbitro y no le faltaba razón, es decir, ellas fueron más fuertes desde el primer minuto, apartaban con el brazo cuando defendíamos fuerte, empujaban con el brazo cuando mis pivots posteaban y hacían toda una serie de cosas que yo les he explicado a las mías que también hagan... pero no hacen. Evidentemente el día que lo hagan no protestaré, pero como el sufridor era yo pues me toca llorar aquí.

 

Eso sí, otra veces, y de ahí mi queja, es mi equipo el que "barre" al rival en intensidad, queremos jugar a baloncesto con presión, dos contra uno constantes sobre el rival y no nos dejan. La razón es la misma, la intensidad.

 

Por favor, vamos a ponernos todos de acuerdos, todos sabemos que en estas categorías el mejor equipo siempre juega mejor, porque, entre otras cosas defiende mucho más fuerte e intenso. Entonces, si sabemos y todos aceptamos esta realidad, vamos a aplicarla siempre y el día en que mi equipo sea peor pues la sufriré, pero ¡ojo! que cuando mi equipo sea mejor también quiero disfrutar de la intensidad... se mida en grados, megahercios o faltas personales.

 

PD: Un saludo a la aficionada del Barça que me reconoció y se hizo una foto conmigo el otro día en la Fonteta, estas cosas me dan mucha vergüenza pero me gustan. ¿Quién sabe? Se empieza haciéndose fotos y a lo mejor este blog acaba sacándome del club de las calabazas. Si es así mi jefe tiene garantizado un monumento a la puerta de mi casa :-D