ACBBlogs

Uno de los privilegios de trabajar en ACB es que conoces a muchas personas del mundo del baloncesto y, claro, cuando eres entrenador siempre surge la curiosidad de preguntar y aprender de auténticos profesionales.

 

Vivir la Copa del Rey es, además, una gozada si lo que quieres es hablar con jugadores y, como es mi caso, entrenadores. En los pocos metros cuadrados que tiene el hall del hotel de concentración están todos los que tienen que estar y siempre puedes aprovechar algún momento para conversar. En otros casos, son ellos los que llegan a tu punto de trabajo.

 

Esto es lo que sucedió con Pepu Hernández quien acudió a realizar un Túentrevistas a la sala donde estábamos trabajando (porque sí, también trabajamos). Quienes lo conocen saben que no descubro nada al decir que es un tío encantador, muy próximo y brillante en su discurso. Como siempre, Pepu Hernández estuvo genial con nosotros y por lo que pudimos comprobar creo que los internautas también disfrutaron con sus contestaciones.  

 

Tenerlo tan cerca y no poderle preguntar sobre cuestiones tácticas me pareció un error imperdonable así que cuando terminó la entrevista le pregunté si me podía echar un cable a la hora de atacar las defensas zonales. La verdad es que uno nunca sabe si es oportuno o no preguntar estas cosas, pero Pepu demostró que es un crack y con papel y bolígrafo no dudó ni un momento en darme una lección magistral.

 

Coincido con él en que es un error poner zonas en edades de formación sólo con el propósito de ganar partidos, pero como es lo queme encuentro cada día y veía que últimamente mis juniors no las atacaban con la claridad que me gusta, decidí hacerle un mini interrogatorio.

 

Pepu Hernández me comentó desde diferentes sistemas para iniciar el ataque según el tipo de zona hasta varios trucos y claves para encontrar las ventajas. He de decir que me sorprendió la humildad con la que también escuchaba mis explicaciones, me pareció de autentico crack porque según veía que me podía equivocar él me explicaba porqué y me daba alternativas. Conservo la chuleta como recuerdo porque no todos los días te da clases particulares el entrenador campeón del mundo. Le tenía que haber pedido que me firmara los apuntes pero ya me parecía demasiado... incluso para mí.

 

 

Después de nuestra conversación me quedaron dos cosas muy claras: la primera es que Pepu es un tipo genial al que seguro le van bien las cosas en su nueva etapa y, la segunda, es que no tengo ni idea de baloncesto... aunque para esto no hacía falta que viniera un campeón del mundo a decírmelo, todos vosotros ya lo sabéis.

 

Pero bueno, vamos a lo importante ¿Habrán servido de algo las explicaciones? ¡Claro que sí! Fue llegar a casa y ponerlo en práctica. Cierto que sólo hemos tenido de tiempo un entrenamiento, pero el partido del domingo fue realmente esclarecedor. La zona del rival no fue un problema, se atacó muy bien y si no llega a ser por el desacierto el partido puedo ser más cómodo.

 

Tanto en 2-3 como en 1-3-1 movimos el balón como pocas veces y conseguimos también evitar contraataques porque el equipo estaba bien puesto en ataque. Me gustó especialmente que pese al cambio táctico de la entrenadora rival siguiéramos haciendo daño contra la 1-3-1. Esto es en parte gracias a mi nuevo segundo, entre los dos marcamos las pautas para atacar y las jugadoras lo hicieron a la perfección.

 

Viendo el resultado que ha dado la charla de Pepu, creo que puedo convertirme en una pesadilla para los entrenadores ACB y preguntarles cada vez que los vea. Cada día me apetece aprender más cosas y si puede ser de los mejores, perfecto. Tiembla Messina.