ACBBlogs
 

Quizá porque estoy acostumbrado a ver el pabellón casi vacío me sorprendió que este domingo hubiera bastante gente. Cierto es que era el partido más interesante de ver de los que no s quedaban, pero me extrañó el ambiente. Normalmente no viene a vernos ni el Tato, pero el domingo hasta me encontré a una ex profesora mía del colegio ¡Ay madre mía que mayor se hace uno!

 

Luego me enteré de que mis jugadoras habían creado un evento en la red social Tuenti. Resulta que ponen una foto, un acto e invitan a todos... y da resultado. No es que se llenara el campo pero al menos no estaba triste y desangelado como siempre.

 

Hubo ambientillo porque mis jugadoras comentaron que el partido era importante. Querían ganar de 25 para compensar la derrota en la ida y salieron tan motivadas que, como suele suceder la cagaron. Víspera de mucho, día de poco. Pese a la insistencia previa en que lo importante era ganar de uno los tres partidos que quedaban estas se encabezonaron en lo contrario y así nos fue. 9-10 de inicio.

 

Luego llegó la reacción y creo que estuvieron a un par de canastas de remontar, pero 26 puntos en 30 minutos era demasiado. Al final sólo fueron 16.

 

Lo bueno es que ya he encontrado una utilidad al Tuenti, bueno ya son dos porque también me dijeron que para comentar la anulación de entrenamientos o ausencias puede ser útil, sobre todo ahora que se vuelven vagas y pierden las buenas costumbres de enviar un sms antes de faltar a un entrenamiento.

 

Cuento esta historieta porque hace unas semanas el forero Jalo_2 me decía que por qué nunca hablaba de los padres que tenía en el equipo. Y no es que no quisiera contestar, simplemente tenía poca cosa que contar.

 

Siento no poderte ayudar mucho porque la verdad es que no vienen muchos padres a ver los partidos del equipo. En casa vienen más pero cuando hay que salir a penas dos o tres van. Creo que ya lo comenté hace tiempo que esta desconexión me molesta y no porque cada vez que se juegue en casa venga a animar más gente de fuera que familiares y conocidos. Yo creo que la familia en estas edades es un apoyo fundamental y debe servir para reforzar los ánimos de las jugadoras. Leyendo un blog de Naia Fernández me entró envidia de ver como ella tenía padres muy comprometidos.

 

Como todo, hablo en general porque hay padres que casi no fallan a ningún partido, pero por ejemplo, hace dos fines de semanas nos tocó coger un autobús a las nueve de la mañana un domingo y sólo un valiente nos acompañó. 10 jugadoras, 1 un padre... pero es que del otro equipo creo que no había nadie. Era muy triste ver un partido a primera hora de la mañana sin nadie animando. Así no es extraño que la gente se desanime y se lo deje.

 

Pero ya que está sacando el tema de los progenitores. Sólo quiero hacer una petición a padres y madres, tanto presentes como futuros (porque sí a todo el mundo nos acaba llegando el momento de procrear), ¡Por favor no castiguen a los hijos sin deporte! No hay cosa que más me toque la moral que oír que a un/a jugador/a le quitan del baloncesto porque ha suspendido en el instituto. A ver si tu hijo/a va mal en las clases y crees que pierde el tiempo  ¿no será mejor prohibirle la play, el messenger o el botellón del sábado?

 

Hace unas semanas una compañera del trabajo que está haciendo el CAP, me pidió que pasara a mis jugadoras un cuestionario sobre las claves del éxito y fracaso en sus estudios. Como buen cotilla que soy miré y no encontré a nadie que dijera que el baloncesto le quitaba tiempo, pero sí mucho tonteo con el interné  que diría mi padre.