ACBBlogs
23/12/2007
Partido_pol_mica_3
Imagen del partido de la polémica

¿Cómo una noche en la que acabo en comisaría puede empezar y terminar sonando en mi coche Mika con su Relax? Lo digo en serio, era 100% surrealista, venía en mi coche de la comisaría y ahí estaba Mika.. Relax, take it easy, me entró una risa tonta, esa que te sale sin motivos, bueno sí quizás reía por no llorar porque el día había sido para olvidar, el peor día de mi vida en una cancha de baloncesto.

 

Para empezar no pude ir al partido de mis pescadetes porque un virus estomacal me tuvo toda la noche del viernes abrazado al sr. Roca, por momentos parecía la niña del exorcista, sólo me faltaba girar la cabeza 360º

 

El sábado no había quien me moviera de la cama y desde luego no me iba a meter en un autobús con chicas y contagiar este maldito virus.

 

Según avanzó el día, la fiebre remitió y me animé a acudir al partido de mis chicos de segunda zonal. Llegué al pabellón y dejé a Mika con sus últimos acordes de la canción que se hizo famosa con el Eurobasket. Para sorpresa mía el partido de antes de alargaba, el técnico del equipo júnior había sido expulsado y el árbitro decidía dar por concluido el encuentro momentos antes por una supuesta invasión.

 

A la conclusión del encuentro el colegiado llamó a la policía para desalojar el pabellón ¡Cuando no había nadie! Era de risa, ahí estábamos los jugadores, los entrenadores y tres policías locales. El descojone de los policías lo decía todo. "Luego dirán que nunca estamos donde nos necesitan", me decía un policía riéndose. No contento con montar semejante pollo, el sr colegiado decidió que nuestro partido se disputaría a puerta cerrada, sin público. 200% surrealista

 

Imaginaros que antes de un partido ACB se juega un partido junior y que por unos motivos concretos se decide desalojar el pabellón y jugarse el partido de equipos séniors a puerta cerrada, sin que ninguno de los equipos implicados tuvieran nada que ver. Reglamentariamente no sé si es legal, pero ética y deportivamente no. Éticamente no porque se nos trata como presuntos delincuentes de antemano y deportivamente porque imaginaros el perjuicio que supone el no jugar con nuestro público y no os digo la gente que se traslada de fuera para seguir a su equipo y ni puede estar porque un árbitro está asustado.

 

Dicho esto, comienza el partido y desde primer momento queda patenta la incompetencia del árbitro (permitidme que no ponga su nombre por un respeto que por ejemplo el no ha tenido conmigo). Dos acciones concretas clarifican el nivel de este individuo: Pitó una falta de tres tiros cuando el rival cortó el balón en medio campo y pasó a un compañero (era tan evidente que no tiraba y no iba a tirar desde medio campo que esto era 300% surrealista). Posteriormente pitó una falta ¡Cuando dos de mi propio equipo chocaron! 1.000 de surrealista. Como os cuento, dos jugadores de un equipo chocan involuntariamente y es falta ¿qué será lo próximo pitarme una técnica por echarle la bronca a mis jugadores?

 

El partido estaba controlado, pero creed que este hombre nos la tenía jurada, decidió expulsar a un jugador mío y aunque el partido lo ganamos el lío estaba montado. Creo que ganamos porque no pudo modificar el marcador ya que quedó claro que quería que perdiéramos, el carrusel de faltas, pasos, dobles y demás invenciones debían tener un límite y nosotros lo superamos para ganar nuestro décimo partido, 10 de 10, líderes invictos para terminar el año.

 

Al terminar el encuentro mi capitán José Luis le fue a saludar y tuvo la idea de hablar, a buena hora le dijo "Te lo digo con todo el respeto pero has pitado muy mal". No contento con chillar el arbitro a José Luis, va y pone en el acta que le insultó mi jugador. Para una vez que José va con respeto y no le salta la pinza, van y le ponen algo falso y que puede suponer sanción.

 

Ya en vestuarios, nuestro jugador expulsado (que había perdido la pinza en un galaxia muy lejana) tuvo la más que brillante idea de decirle que "si te llevas mi licencia me llevo tu pito" y le tocó el pito (no, no penséis mal, que tenéis la mente sucia - me refiero al silbato).

 

Lío montado y bien gordo. El árbitro se pone tonto me falta al respeto gritándome y cortándome cuando le estaba hablando (ya sabéis como me pongo cuando no me dejan hablar). De veras, hoy si que estaba calmado, el virus estomacal tenía retenido a mi energúmeno muy adentro o quizás lo había evacuado mucho antes en una de las tantas ocasiones que acudí a los servicios.

 

Era tan incómoda la situación que ambos entrenadores decidimos firmar el acta bajo protesta ¡antes de empezar el partido! Chapeau para el equipo de Segorbe. Se portaron genial con nosotros y creo que nos apoyarán en la denuncia que vamos a poner contra el árbitro porque, ahora viene lo fuerte. El colegiado quiere denunciar una supuesta agresión de mi jugador. Vamos a ver, yo que mido medio metro estaba agarrándole y puedo asegurar que no hizo nada, pero es que tenemos testigos. Cuando le pedía que me enseñara las lesiones se negó con lo cual le dije que iríamos a los juzgados. La denuncia sería por falsa agresión pero tras ver el acta tiene que ser también por injurias y calumnias. Volvió la policía local, alguno me conoce y todos se partían vivos. Total, que lo llevan al ambulatorio y nosotros a comisaría (bueno yo antes pasé por el Carrefour a comprar el regalo de cumpleaños a mi hermana... ¡¡¡Felicidades Laura!!!).

 

Ahí estaba yo, en comisaría con unos retortijones que mi estomago parecía una lavadora centrifugando. Un millón de surrealista. El policía nos dijo que no iba a haber denuncia y por lo tanto todo parece más calmado. Ahora nos queda la vía deportiva para conseguir que:

 

- Nos entregue el acta del partido ya que se negó a entregárnosla (también me parece que no quiso que el entrenador rival firmase bajo protesta pero eso lo tengo que certificar).

 

- El acta sea revisada y la falsa agresión y falso insulto, también (esto es evidente porque al no haberlo el árbitro no pudo ni siquiera indicarlo en el falso acta)

 

- Reducir la sanción de mi arrepentido jugador que no agredió pero si insultó al decirle mamarracho.

 

- Este árbitro no vuelva a pitar a mi club porque ya son varias veces que nos consideramos perjudicados por esta persona.


- Este árbitro no pueda pitar. En serio lo digo por su bien, porque nuestros chavalines no van a hacer nada, pero hoy se le cruza uno más mayor y la cosa puede acabar mal.


Verdaderamente me hubiera gustado contaros algo más agradable en esta fechas y os prometo que algo se me ocurrirá para resarciros, pero el baloncesto tiene estas cosas; una cara alegre que es ver a niños jugar y divertirse y esta cara triste que es ver como un acto lúdico y deportivo acaba en los juzgados... y Mika sonando en mi coche!!!!


Relax, take it easy
for there is nothing that we can do.
Relax, take it easy
blame it on me or blame it on you.

 

PD: Ya lo decía mi ‘profe' de filosofía el deporte genera competitividad, agresividad, los porros amistad y colegueo. Moraleja, no hagáis deporte jajaja.